Fiestas del Barrio (6): las ganaderías del año 2004

Fiestas del Barrio (6): las ganaderías del año 2004

HEREDEROS DE D. SALVADOR GUARDIOLA FANTONI    

El cortijo El Toruño es un símbolo histórico del campo bravo; en sus tierras pastan desde el año 1942 los toros de Guardiola, como antes lo hicieron los de Murube y desde tiempo inmemorial las manadas de reses bravas que vivían en los bordes de la Marisma.

Don Salvador Guardiola inició su andadura como criador de bravo en 1942 al comprarle al marqués de Villabrágima una de las partes en que se había dividido el año anterior la ganadería de Villamarta. Al año siguiente, adquirió una fracción del lote heredado por otra de las hijas de Villamarta. Don Salvador puso esta segunda vacada a nombre de sus hijos, los hermanos Guardiola Domínguez, y la anterior quedó registrada a su nombre. Estos dos lotes de origen Villamarta fueron llevados por separado de las ganaderías procedentes de García Pedrajas, que compraron los Guardiola (Mª Luisa Domínguez Pérez de Vargas).

La morfología clásica de Villamarta da un toro fino de cabos, largo y algo agalgado. Posee gran variedad de capas: castaños ojinegros, colorados, cárdenos, berrendos, girones, calceteros, luceros y negros. Suelen ser astifinos, de cuerna blanquecina con las puntas hacia arriba. En cuanto a su carácter, esta raza da toros con temperamento fuerte, de embestida alegre y repetidora, nobles y con picante, lo cual no es muy cómodo para los toreros, pero si trascendentales por su transmisión y emotividad.

Lagartón, nº 107, será el segundo toro de esta ganadería que corra por las calles de nuestro barrio, tras el toro Colegial, corrido en las fiestas de 1999.

 

MANUEL PÍO GARCÍA FERNÁNDEZ PALACIOS

El ganadero jerezano Manuel García Fernández Palacios compró en 1957 uno de los hierros de la familia Flores Albarrán, que aumentó con reses de su padre, José García Barroso, originarias de Villamarta, más cincuenta vacas viejas de José Villar Vega, procedentes de gamerocívicos de Belmonte y villamartas de Guardiola, y dos sementales de la rama Villamarta de Carlos Nuñez. Don Manuel eliminó las sangres ajenas a Villamarta y se centró en la línea de Endeblillo, uno de los sementales comprados a Carlos Nuñez que ligó especialmente bien. Entre finales de la década de los cincuenta y la década de los sesenta, la divisa de Fernández Palacios lidió con éxito en muchas plazas de la zona del sur. El excelente momento de nobleza que atravesaba la vacada explica que en 1969 los hermanos Lozano le compraran toda la camada para la campaña de ''guerrillas'' que protagonizaron El Cordobés y Palomo Linares.

Desde los años setenta los toros de este hierro se han mantenido muy en el tipo de embestida y hechuras de Villamarta, y muchos festejos donde se lidian registran un gran número de trofeos, aunque al tratarse normalmente de plazas y carteles de poco relumbrón es una de esas ganaderías que no ''suenan'' demasiado.

 


MANZANARES (antes, GARZÓN)

El matador de toros José María Manzanares adquirió en 1993 el hierro y la ganadería de Juan Andrés Garzón, que desde finales de los años setenta estaba encastada con vacas y sementales de Lisardo Sánchez y Atanasio Fernández. Con un toro de este mismo hierro confirmó su alternativa Manzanares en la feria de San Isidro de 1972, pero en aquel entonces los Garzón aún tenían sus reses de sangre Contreras, que tuvieron que eliminar para amoldarse a los nuevos tiempos toristas. Juan Andrés Garzón era cuñado de El Viti, que fue el torrero más ligado a esta divisa en su mejor época, y acabó por dirigir

22 Setembre 2004
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Altres