El Mercado Municipal ofrece una amplia oferta de productos de calidad, sin aglomeraciones

El Mercado Municipal de Puçol continúa abriendo durante el periodo de confinamientno por el COVID-19 para ofrecer a los vecinos una alternativa accesible, de proximidad y sin aglomeraciones frente a los supermercados. Se hace, por supuesto, bajo una serie de medidas especiales de protección propuestas por el Ayuntamiento que garantizan la seguridad tanto de comerciantes como de clientes.

El horario de apertura es de miércoles, viernes y sábado, de 9 a 14 horas. Para conseguir que la instalación pueda permanecer abierta al público tres días a la semana, se ha tomado una serie de medidas de seguridad que comienzan por asegurar una distancia mínima de dos metros entre cada persona en el interior del recinto.

Además, se controla el aforo máximo para que no pase de 10 el número de clientes en el interior del mercado, una medida que solo es necesaria los sábados «porque el resto de días que abre no hay aglomeración», asegura Rubén Vaquero, concejal del área económica y responsable de los mercados del municipio.

Para reforzar estas medidas de seguridad, desde el Ayuntamiento se ha repartido higienizante y mascarillas entre los comerciantes, que están obligados a tenerla puesta mientras trabajan. También se han estado repartiendo entre los clientes, «aunque ahora mismo no hay suficientes mascarillas», comenta el responsable, por lo que solo se ofrece higienizante.

Otra de las decisiones tomadas desde el Ayuntamiento ha sido marcar las zonas donde deben permanecer los clientes, garantizando la distancia de seguridad entre ellos. «El Mercado Municipal ofrece una calidad muy superior a la de los supermercados», opina Vaquero, especialmente durante la crisis sanitaria, «pues la compra se realiza con mayor rapidez, al no estar masificado como otras superficies, siendo más difícil contagiarse del Covid-19», asegura, destacando que el resto de personas no tocan los productos hasta que llega al cliente final.

Cabe añadir que, durante estas semanas, únicamente se permiten las paradas de alimentación, «que ofrecen un producto más exquisito, además de descongestionar las grandes superficies», recalca el concejal: «Permite ofrecer un servicio a un barrio sin supermercados y continuar con una tradición con muchos siglos a su espalda».

Y es que, situado entre las calles Mariano Amigó y Escorxador, el Mercado Municipal es uno de los edificios más antiguos de Puçol y ofrece un servicio imprescindible para los vecinos del Barrio y del casco antiguo. «Animo a todos a asistir y probar sus productos tan exquisitos», apunta Rubén Vaquero,que subraya los beneficios de colaborar con el comercio local.

Informa: Irene Mollá | Fotos: Sabín

176-ruben-vaquero-y-mercado-1

27 Marzo 2020
FaceBook  Twitter  

Información Adicional