Crónica taurina del toro de la Avenida (septiembre de 2003)

Crónica taurina del toro de la Avenida (septiembre de 2003)

10 Febrero 2004

Con la llegada del otoño, el denominado bou de l’avenida cierra la temporada taurina en Puçol. Si en años anteriores se echaba en falta el poco número de toros cerriles corridos en este barrio, este año  la comisión preparó la suelta de cinco toros el primer día.

Día 4 de Octubre:

En primer lugar se dio suelta al ejemplar de García Fernández Palacios, que atendía al nombre de Aviadillo. Animal de noble embestida, que se paró pronto. A continuación salió Lironero, nº 35 de Manzanares. En tercer lugar fue desencajonado el toro Taconcito, marcado con el nº 6 de la ganadería de García Fernández Palacios. Ejemplar colorado de bonita lámina, el cual protagonizó largas embestidas a los aficionados, metiendo muy bien la cara y no rehusando de la pelea en ningún momento. Por último, fue soltado el toro Cocinero, marcado con el nº 36 de la ganadería de Manuel López Aragón. Toro cinqueño, de corta embestida, pero enterándose y entrando a los cites con cierta peligrosidad. Por la noche, volteó al aficionado local Peño, afortunadamente sin consecuencias graves.

La tarde continúo con suelta de vaquillas del ganadero de Cabanes, Germán Vidal, las cuales entretuvieron bastante a los asistentes. Como es tradicional en Puçol, la tarde terminó con la embolada de una vaca del mismo ganadero, cortando la cuerda Pascual Villalba.

Por la noche fueron embolados los mismos toros de la tarde, más uno, corrido en primer lugar, en la modalidad de caixó a piló. Éste toro, fue un ejemplar de  García Fernández Palacios, de nombre Extranjerillo, el cual tuvo unos primeros momentos de embolada bastante aceptables, para posteriormente ir apagándose. Todas las emboladas del día corrieron a cargo de las cuadrillas de Ximo & Xato y Rallat & Juanjo, cortando las cuerdas Vicente Sebastiá, Rallat, Salva Valls y Xato, en dos ocasiones.

Día 11 de Octubre:

Desde hace un par de años, este último día de toros en Puçol, destaca por la presencia de animales de corro de reconocida fama y de las más prestigiosas ganaderías de la Comunidad Valenciana, ya que es un buen recorrido para que éstas desarrollen su buen quehacer en las calles.

Si en los años anteriores pudimos ver una gran tarde de vacas a cargo de Jaume Domenech (Amorosa, Perseguida... y el toro Tiburón) y otra tarde, no tan buena, de Machancoses (Perezoso y Viola), para éste año se preparó un desafío de dos vacas por la tarde y un toro embolado de las ganaderías de Hermanos Orero Lecris, Hermanos Benavent y Germán Vidal.


Como aperitivo en la tarde, se soltó un toro de García Fernández Palacios, patrocinado por los aficionados Ximo & Dani. Toro colorado, que atendía al nombre de Gargantolo, el cual protagonizó una bonita salida de cajón, acudiendo a todos los recortes, pero que pronto se vio agobiado por la gran cantidad de aficionados que lo recortaban. En una de sus embestidas, dio un pequeño puntazo a un aficionado local, afortunadamente sin consecuencias. Seguidamente, se dio suelta a las vacas de los tres ganaderos actuantes, las cuales todas cumplieron en su menester, divirtiendo a los aficionados.

Al anochecer, se emboló una vaca de Germán Vidal, cortando la cuerda Mari Cruz Ferrer “Rallaeta”. Resaltar que dicha embolada fue llevada a cabo únicamente por miembros de la familia R

Blázquez y De la Rosa se reecuentran por la puerta del triunfo en la plaza de toros de Valencia

Blázquez y De la Rosa se reecuentran por la puerta del triunfo en la plaza de toros de Valencia

20 Octubre 2003

Plaza de toros de Valencia, un tercio de entrada en tarde fresca y otoñal.

--Antonio Ruiz Soro; silencio-silencio (leves pitos al abandonar la plaza).

--Víctor Manuel Blázquez; oreja-oreja.

--Ángel de la Rosa; oreja con leve petición de la segunda y dos vueltas al ruedo- oreja tras aviso con dos vueltas al ruedo.

*****

El solemne himno regional que prologó la corrida del 9 de octubre hizo recordar a los más despistados que era el día de la Comunidad Valenciana. El cartel también era de valencianos, pero la tarde, la tarde fue de Ángel de la Rosa, aún sin quitar un ápice al legítimo y trabajado triunfo de Víctor Manuel Blázquez. El encierro que envió Carlos Núñez a Valencia estuvo bien presentado, algo desigual pero muy en núñez, finos de cabos, astifinos, si bien algunos lucieron excesivos kilos. Se cortaron cuatro orejas, pero no se engañe nadie, los toreros hicieron más mérito para ello.

El público cubrió un tercio del aforo, aspecto éste poco sorprendente también por esperado. La nota triste la protagonizó Antonio Ruiz Soro. Primero porque demostró tanta incapacidad como falta de casi todo: de oficio, que lo intuíamos, pero de actitud, no lo esperábamos. Su lote, es cierto, fue el más imposible, por manso, deslucido, complicado, pero cuando un torero apuesta de verdad, si no se lleva orejas, al menos puede sumar crédito. Por eso, aunque me duela, Antonio Ruiz Soro no sumó nada, si acaso descrédito. Ni pudo, ni quiso justificar su sorprendete presencia en el cartel. Y eso que el público lo trató de forma exquisita, apenas muy pocos pitos entre un silencio de respeto más por lo que ha representado El Soro y el sorismo en esta tierra, que ha sido mucho, que por lo que merecía esta actuación, llamárase como se llamara el torero. Deberá reflexionar. Por cierto, en sus toros destacaron Rafael Perea Boni y Domingo Navarro, tan lucidos como eficaces con percal y en los palos.

A Víctor Manuel Blázquez, segundo del cartel, le tocó remontar el ambiente tan desangelado que precedió en sus dos toros. Y lo consiguió. El de Burjasot banderilleó con más laboriosidad que brillo. Paradójicamente, su primer Núñez quedó algo aplomado tras los avivadores, pero uno a uno, Blázquez supo extraer toda el agua que quedaba en el pozo. Tras un pinchazo, paseó una oreja. Menos agua tenía el pozo, valga la metáfora, que hizo quinto. Muy parado, agarrado al piso que dirían en Mexico, Blázquez planteó una faena de recursos y variedad. Para rematar y asegurar el triunfo no había otra alternativa. Y le salió bien. Pues agarró una estocada, más eficaz que bien colocada, que le valió otra oreja y la merecida salida en hombros.

Ángel de la Rosa también salió por la Puerta Grande, pero con otro cariz. Con el sello tan singular que imprime De la Rosa. La faena a su primero, con sentido de la estética, fue un aperitivo de su segunda actuación. Porque a su primero, tan noble como falto de fuerzas, no le podía obligar lo más mínimo. Quizá por ello a los muletazos -la tela apenas rozaba el albero- les faltó algo más de trazo. Mató de estocada sin puntilla y cortó una oreja. Hubo petición, minoritaria, y desproporcionada de la segunda, pero Juan Moreno, usía del festejo, se negó con acierto.

En el sexto, los máximos trofeos, no se hubieran podido negar. La faena fue de dos. Y el toreo... de cinco, de cinco estrellas, se sobreentiende. La obra fue más maciza, más compacta y mejor trazada, pues además hubo ligazón. Los muletazos tuvieron regusto, temple, poso, calidad, y suavidad. Los toques fueron precisos, justos, medidos. Y hubo tres o cuatro naturales echándole la tela al hocico, antológicos. Un monumento a la plasticidad y a la armonía. Pero a este, que había que reventarlo con la espada, no lo mató, mejor dicho, lo mató minutos más tarde. Sin duda, minutos que le impidieron realzar con orejas un gran triunfo que sí plasmó con las telas de torear. Así q

Juan Ávila, Luciano Núñez y Salvador Ferrer: tres enamorados de los toros compartiendo mesa

Juan Ávila, Luciano Núñez y Salvador Ferrer: tres enamorados de los toros compartiendo mesa

05 Septiembre 2003

Luciano Núñez: trece años como torero de plata, quizá el mejor en su categoría con el capote y un hombre al que le gusta escuchar, porque sigue aprendiendo. Hoy es el apoderado de Juan Ávila... y una persona a la que le encanta decir las cosas claras.

Juan Ávila: adolescente, sencillo, humilde, consciente y muy modesto. Le queda mucho para llegar, pero ya quisieran muchos llegar a donde él está ahora. Se ha convertido en una bola de nieve, cada día es más grande y se está convirtiendo en el mejor embajador de nuestro pueblo... igual que Pepe Claramunt es un símbolo en el fútbol, Juan lo es en los toros.

Salvador Ferrer: cronista taurino en distintos medios, periodista y coautor, entre otras publicaciones, del libro ''Pepe Claramunt, historia del fútbol en Puçol''. Un joven que vive los toros y que, a decir de quienes le siguen, es de aquellos que no sólo escriben y hablan, sino que también escucha... algo clave para seguir aprendiendo.

Estos tres auténticos monstruos del arte del toreo, cada uno en su especialidad, se dieron cita la tarde del martes 2 de septiembre en el salón de actos de la Casa de Cultura para, en principio, darnos a conocer un poco mejor la figura de Juan Ávila y, al final, deleitarnos con un debate brillante, tenso, jugoso... pero siempre dentro de los límites de una exquisita educación.

Abrió el telón la Emisora Municipal de Televisión, que se está convirtiendo en un aliado imprescindible de cualquier presentación de envergadura, con un vídeo en el que se recoge la trayectoria humana y profesional de Juan Ávila. Un brillante trabajo de realización, bien documentado por el propio Salvador Ferrer y con una excelente locución a cargo de Enric Esteve.

A través de este reportaje de diez minutos pudimos descubrir que Juan nació en Puçol en 1985, tuvo sus primeros contactos con el toro de calle e inmediatamente con el de plaza, entró en la Escuela de Tauromaquia de Valencia, donde comenzó a participar en sus certámenes en el 2001, debutó en junio de 2002 en Xàtiva donde mató su primer toro y salió a hombros, recibió en marzo de 2003 el trofeo al novillero más destacado de Valencia, siendo además el triunfador de las fallas... y ahí apareció Luciano Núñez para convertirse en su apoderado.

''No hace falta que le eche broncas'' -afirma satisfecho Luciano Núñez- ''por mi cara ya sabe si lo está haciendo bien o no''. Con esta rotunda afirmación comenzaba el madrileño, aunque valenciano de adopción, su espectacular rueda de intervenciones. Desde ese momento Juan Ávila pasó a un segundo plano en la mesa, demostrando, como casi todos los artistas, que lo suyo no es hablar de su obra, sino ejercerla, por lo que apenas pudimos disfrutar un par de intervenciones del novillero, aunque eso sí, sirvieron para dejar muy clara su profesionalidad: ''es importante dejar la tarjeta de visita, de ahí que en los primeros quites hay que llamar la atención y dejar claro al público que vienes a la plaza a darlo todo''.

El eterno choque entre la prensa y los apoderados, la prensa y los empresarios taurinos, la prensa y los toreros. Todos los temas que uno podía esperar fueron tocados, y muchos otros que algunos sólo se atreven a tratar en círculos más reducidos, y no ante ciento cincuenta espectadores, muchos de ellos grandes aficionados o profesionales, como Oscar Bustos, que no quiso perderse el envite.

''El despegue de Juan tiene que ser meteórico, porque todos no tienen la posibilidad de ser hijo de un famoso: si en las primera ferias de 2004 triunfa, en el 2005 puede llegar a ser torero''. Luciano Núñez tiene claro cuál ha de ser la carrera de Ávila: ''es preferible debutar con caballos en Nimes y Olivenza, para restar presión en Valencia''. Pero conseguirlo no va a ser tan fácil, hay muchos otros que también quieren llegar: ''mi proyecto es que mate las dos novilladas de fallas, para darle el trato diferencial que no se le da hace años a un torero de la tierra''.

Vicente Soriano nos ayuda a comprender las capas y pelajes de los toros

Vicente Soriano nos ayuda a comprender las capas y pelajes de los toros

04 Septiembre 2003

El día 1 de septiembre de 2003, y dentro del programa de fiestas, se realizó una charla en el Salón de actos de la Casa de Cultura por parte del veterinario de toros bravos de la localidad, D. Vicente Soriano Benet. En la misma, apoyada por preciosas ilustraciones del toro bravo en el campo, se hizo un amplio e instructivo repaso a las capas y pelajes del toro de lidia.

Se inició la misma haciendo referencia al origen de la nomenclatura, tan específica, utilizada para designar las capas de las reses. Este origen es básicamente andaluz y salmantino (grandes cunas de crianza del toro bravo).

Fue de gran interés para los aficionados la comparativa de porcentajes de los diferentes tipos de capas en el territorio nacional frente al valenciano.

En el valenciano aparece un mayor porcentaje de capas de tipo colorado, por la gran influencia en la formación de las ganaderías de la Casta Navarra.

A continuación se diferenció entre las llamadas capas simples (las formadas por pelos de un único color) y las compuestas (formadas por pelos de 2 o más colores).

Se repasaron todas y cada una de ellas, ilustrándose todos los tipos de capas, proyectadas sobre la pantalla del Salón. Desde el ensabanado hasta el salinero, pasando por el negro, cárdeno, tostado, berrendo, castaño, colorado, jabonero, barroso, etc. fueron explicándose cada una de las capas, así como el origen de su nombre.

A continuación, se expusieron y estudiaron los accidentales que acompañan a todas esas capas base, también con el soporte técnico de las bonitas ilustraciones. Estos accidentales pueden ser: generales (alunarado, aparejado, carbonero, anteado,...), de cabeza y cuello (bocinegro, lucero, facado, gargantillo,...), del tronco ( bragado, meano, girón, listón,...), de las extremidades (calcetero, botinero, calzón) y de la cola (rabicano, coletero, rebarbo).

Por último y, para finalizar la charla, se hizo referencia a las normas básicas para realizar una reseña y se procedió a la reseña de varios animales como ejemplo al público. En términos generales fue una charla que agradó enormemente a los asistentes, refrescando la memoria y actualizando conocimientos a aquellos aficionados entendidos en la materia, iniciando a aquellos que no dominan la terminología en el mundo de las capas del toro bravo y, como no, sorprendiendo a muchos otros que no esperaban que fuera tal la magnitud de pelajes existentes en el toro bravo.

Un tremendo esfuerzo de la comisión para organizar dos días de toros en Ildefonso Fierro

Un tremendo esfuerzo de la comisión para organizar dos días de toros en Ildefonso Fierro

23 Julio 2003

Las fiestas taurinas en el Barrio Ildefonso Fierro de Puçol, estuvieron marcadas por el tremendo esfuerzo que hace la comisión por organizar dos días de toro, y por otro lado, el escaso apoyo económico de practicamente toda la barriada (treinta abonados). Ante ese panorama, tan sólo falta felicitar a la comisión por su esfuerzo (adquirieron seis toros), e intentar animar a colaborar con las fiestas a los vecinos del barrio, si quieren que estas, no perezcan proximamente.

Sábado 5 de Julio.

Con gran puntualidad dieron comienzo las desencajonadas. En primer lugar fue soltado el toro, de pelaje jabonero, Fumador,nº48 de la ganadería gaditana de Angel y David Vilariño. Toro que embestía sin codicia. A continuación se desencajonó el toro Lencero, nº42 de Hernández Plá. Fue un toro que dio la cara en todo momento, y que embestía con cierta peligrosidad. Fue sin duda, el mejor toro de los corridos en estas fiestas. Finalmente fue desencajonado el toro Tirador, marcado con el nº47, con el hierro de Mª Lourdes Martín de Pérez Tabernero. Toro muy parado, que resultó muy costoso en ser encerrado. Tras el buen ganado de vaquillas que soltó el ganadero local Jaime Bosch ''Saliner'', fue embolada una vaca del mismo ganadero, cortando la cuerda Rubén Naranjo.

Por la noche fueron embolados a cargo de la cuadrilla Ximo&Xato, los mismos toros de la tarde, cortando las cuerdas Joan Pau ''Rallat'' y Héctor Santaursula ''Cabra'', destacando por su labor el toro Lencero de Hernández Plá.

Sábado 12 de Julio.

Al igual que la semana anterior fueron desencajonados tres ejemplares. En primer lugar, Artista, nº51 de Hnos. Mañez. Toro que acusó demasiado el estar mermado de facultades para su lidia. A continuación, fue soltado el toro nº31 Tomillero, de Baigorri, el cual se limitó a recorrer el recinto sin malicia alguna, pero que en una de sus pocas embestidas, hirió afortunadamente sin consecuencias graves a un aficionado de la localidad. Finalmente se soltó el toro nº21 Envidioso, también de la ganadería de Baigorri. En general fue una tarde aburrida por el comportamiento de los toros, que se levantó con la embolada de un toro de Jaime Bosch.

Por la noche fueron embolados los toros de la tarde más uno del ganadero local Jaime Bosch, cortando la cuerdas Escolano, Alex , Panxa y Jonjou. Todas las emboladas fueron llevadas a cabo por el embolador Pepe, con los utensilios de Fernado Ferrer ''Rallat''.

Informa: Alfonso Ávila.


Semana Taurina (2): el miércoles, Verónica Escamilla cortó la cuerda al primer toro embolado

Semana Taurina (2): el miércoles, Verónica Escamilla cortó la cuerda al primer toro embolado

30 Junio 2003

En este primer Concurso de Ganaderías la organización ha intentado cuidar todos los detalles y garantizar, en la medida de lo posible la imparcialidad del jurado. Para ello, cada tarde participan siete vacas y un toro, aunque sólo puntúan las seis mejores vacas. De la puntuación se ocupan cuatro expertos aficionados que no pertenecen a ninguna de las peñas que organizan la semana, evitando con ello crear cualquier suspicacia respecto a los puntos otorgados a cada animal. La primera ganadería en concursar fue La Paloma, de Xaló (Alicante), cuyo propietario es Ángel Guardiola. Su ganado venía precedido de una notable fama, ganada a través de sus actuaciones en Museros, Vall d’Uxó y Bétera. Los nombres de las vacas participantes eran Cucaracha, Dudosa, Bayoneta, Rasposa, Capitana, Miedosa y Espoleta, mientras que el toro atendía al nombre de Sabroso. A destacar la buena actuación de las vacas Bayoneta, Miedosa y, sobre todo, Espoleta. Esta última fue la mejor de la tarde, ya que subió en varias ocasiones a la pirámide, buscando a los aficionados y llevándose las ovaciones de los aproximadamente 3.500 espectadores que acudieron en esta primera jornada. Del toro Sabroso destacar su buen hacer y la forma de trabajar, aunque, talvez por el calor, paró en muchas ocasiones. Pese a todo, llamó la atención la buena presentación en general de los animales. La anécdota de la tarde la puso la vaca Miedosa, que cogió al aficionado local Rafael Piñol. En una rápida y afortunada intervención, la gente que había alrededor se abalanzó sobre Miedosa, logrando inmovilizarla y evitando así que continuara embistiendo al joven. Por la noche hubo más público, unos 4.500 espectadores, que asistieron entusiasmados al desafío entre Alfonso Delgado, de Rafelbunyol, y Juan Faet, de Almenara, ambos presentando tres vaquillas y un toro. Hay que señalar que las sesiones nocturnas son patrocinadas por las distintas peñas de la asociación, aunque en el caso de Alfonso Delgado son unos grandes aficionados los patrocinadores: la familia Escamilla-Moyá. Comenzaron las vaquillas de Alfonso Delgado, que dieron buen juego, aunque eran algo jóvenes para la cantidad de aficionados. Al toro embolado, de nombre Meón, le cortó la cuerda la aficionada local Verónica Escamilla, quien realizó una rápida y espectacular actuación. Los emboladores fueron Ximo y Xato. A continuación corrieron las vaquillas de Juan Faet, patrocinadas por la Penya Bouera. Entre ellas hay que destacar la actuación de Naranjita y, sobre todo, de Víbora. Un castillo de fuegos artificiales chinos puso la nota de color antes de la segunda embolada. Tras la pólvora, el toro Religioso fue embolado por Jaume Sanchis “Barry”, ayudado por varios miembros de la peña. El corte de la cuerda corrió a cargo de Ramón Besalduch, también miembro de la peña, que supo salir airoso de una faena con mucha dificultad, ya que en su acometida al bajar del camión, el toro movió el pilón. La anécdota de la noche la puso Víbora, que saltó el banco en varias ocasiones, poniendo en apuros a los aficionados allí subidos. (Consulta todas las crónicas de la Semana Taurina haciendo click en la sección 'NOTICIAS'.)

Información Adicional