“Encierro” muestra el camino para las futuras ediciones de la Semana de Cine Taurino

Mientras las peñas taurinas celebran sus actos antes del verano y el concurso de foto taurina comienza a alcanzar altas cotas de participación, rescatamos esta reflexión del concejal de asuntos taurinos sobre la IX Semana de Cine Taurino celebrada en el Espai Jove, otro de los eventos habituales que conforman Puçol, cultura de bou, este año, además, con un notable éxito de público.

En estas últimas ediciones de la recuperada Semana de Cine taurino, la rutina de los mismos rostros asistentes, año tras año, hizo asomar alguna pequeña duda con vistas al éxito de futuras ediciones del ciclo.

Estos temores no eran infundados, ya que se echaba en falta gente joven que, junto al grupo de incondicionales habituales, inyectara a los organizadores una buena dosis de moral y optimismo que disiparan la más ligera sombra de desánimo que en algún momento pudiera aparecer.

Esta novena edición es la que ha propiciado esa deseada unión entre el grupo de nostálgicos de nuestro pasado cinéfilo-taurino y la savia nueva, gente joven y no tan joven, que ha asistido por primera vez al evento y del que se lleva una grata impresión, atreviéndose incluso alguno de ellos a sugerir posibles títulos con vistas a la programación del décimo aniversario de la semana de cine.

No queremos decir con ello que hayamos tenido que colocar el popular cartel de “No hay billetes” en las tres sesiones, pero sí que después de lo visto en la primera de las proyecciones, con una gran afluencia de público para el documental titulado Encierro (centrado en todo lo que acontece en los sanfermines pamplonicas), no sería descabellado en un futuro alternar películas recientes con los clásicos de toda la vida.

Siempre con entrada gratuita, a las 9 de la noche para la cena de sobaquillo y una hora después para la presentación y proyección, las otras dos películas han sido este año clásicos españoles del género como Tarde de toros y El Litri y su sombra.

Son estos clásicos los que animaron a un grupo de románticos, allá por el año 2006, a recuperar del baúl de los recuerdos y retroceder, de manera simbólica, a mediados del siglo pasado cuando, esta vez sí, había que colgar el cartel de “No hay billetes” noche tras noche en la sala donde se proyectaba el ciclo de cine taurino, la añorada Terraza de Verano.

Y es el cine actual el que trae a los más jóvenes al Espai Jove.

Así que en la X Semana de Cine Taurino Vila de Puçol habrá que apostar por las dos fórmulas, es una efeméride que no hay que dejar pasar para seguir consolidando la programación anual de Puçol, cultura de bou.

Informa: Salvador Almenara | Fotos: Sabín

545-cine-taurino-1

26 Julio 2014
FaceBook  Twitter  

Información Adicional