Tras 25 años sin toros, Gandía conquista el cartel de no hay billetes

Tras 25 años sin toros, Gandía conquista el cartel de no hay billetes

Gandía, tras 25 años sin dar toros, volvió a acoger un espectáculo taurino. Casi cinco mil personas —y pagando— se manifestaron pacíficamente yendo a los toros, más los que se quedaron fuera sin boleto. Otros tantos quisieron aguar la fiesta.

No se trata de contar mayorías, que esa es de aficionados, sino de respetar aunque hubiera habido 200 en la plaza. El caso es que los anti ya forman parte del paisaje y hasta dan color. Pero algún día pasará algo gordo. Ni el insulto ni la agresión verbal, que es agresión, son de recibo. Pero en algunas plazas, a quienes vamos a los toros nos llueven sintagmas y adjetivos por estigmas: hijos de puta, asesinos, fascistas. Da igual que seas rojo o azul: vas —vamos— a los toros.

La policía acordona y calla. La libertad de expresión es derecho y garantía democrática, pero hay que garantizar la libertad del otro, del taurino, que se ve invadida y agredida. En Sevilla, los anti están en la Torre del Oro, en la acera de enfrente de la Maestranza. En Valencia, se ponen en la misma plaza, como sucedió en Gandía. Intolerable. Es hora, responsables del orden, de tomar cartas en el asunto. No de recomendarles versos de Lorca ni libros de Wolff a estos fanáticos —algunos violentos y radicales a ultranza de los animales más que de las personas—, pero sí de ubicarlos lejos de quienes vamos a los toros. Con todo el orgullo, además.

En lo estrictamente taurino, Gandía fue la versión festera de la Fiesta. Sabíamos que el cartel era eso: barullo. De toreo, ni un gramo. Pero usted coloca a Urdiales, Fandiño o Mora y no se llena la plaza.

José Calvo, de quien decíamos el domingo que debería tener un hueco en el cartel de octubre, sufrió dos cornadas de 30 y 10 centímetros el sábado anterior. Lo supimos pero no queríamos apuntar el tabacazo como argumento sensiblero para que pueda entrar en Valencia. Su argumento es su clase. Un día antes toreó en Chelva con los puntos frescos en un festejo en el que Vicente Barrera convirtió a Sergio Ferrer en nuevo matador de toros.

El próximo sábado, Requena celebrará su Feria de la Vendimia con El Cordobés, El Fandi y David Mora, que se anuncian ante un lote de Domingo Hernández.

Morante ha hecho historia en Bilbao. A ver si ahora que estamos en Cultura hay que crearle un Ministerio de Arte exclusivo al de la Puebla. Sería el dueño.

 

Escribe: Salvador Ferrer Bayarri
www.elmundodelastorerias.com

 


25 Septiembre 2011
FaceBook  Twitter  

Información Adicional