La Costera de Puçol, una «fábrica» de herrerillos y carboneros, con 15 cajas nido ocupadas

Este otoño, el colectivo comarcal de Acció Ecologista-Agró Horta Nord ha convocado con La Granja de Bichos tres voluntariados en La Costera, paraje natural municipal que custodia en colaboración con el Ayuntamiento de Puçol. El objetivo de estos tres voluntariados era revisar las 30 cajas nido para pájaros insectívoros instaladas en esta montaña de la Sierra Calderona. En total, este año, los carboneros comunes (Parus major), los carboneros garrapinos (Periparus ater) y los herrerillos capuchinos (Lophophanes cristatus) han ocupado 15 cajas, donde han hecho su nido y han podido «producir» aproximadamente un centenar de polluelos.

Los carboneros comunes (Parus major), los carboneros garrapinos (Periparus ater) y los herrerillos capuchinos (Lophophanes cristatus) son pájaros insectívoros que nos aportan un importante beneficio ambiental: se alimentan de la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) y, por tanto, controlan sus poblaciones en ecosistemas forestales mediterráneos, como La Costera de Puçol.

Además, en un paraje natural municipal como el de La Costera, rodeado de naranjos y otros cultivos, la presencia de estos pájaros insectívoros también resulta beneficiosa para controlar plagas atrícolas. De hecho, una sola pareja de carboneros consume anualmente más de 25 kilos de insectos y otros invertebrados, tanto en la montaña como en el campo.

Actualmente, el colectivo comarcal de Acció Ecologista-Agró tiene instaladas en La Costera 30 cajas nido para carboneros y herrerillos. Los pájaros trogloditas, como es el caso de estas especies, hacen sus nidos en agujeros que encuentran habitualmente en los árboles, pero en este paraje natural municipal tenemos déficit de agujeros, al ser un ecosistema forestal relativamente joven y dominado por el pino carrasco (Pinus halepensis).

Para compensar esta ausencia de agujeros, AE-Agró comenzó en 2011 a colocar cajas niedo en los árboles de esta montaña de la Sierra Calderona que custodia en colaboración con el Ayuntamiento de Puçol. De hecho, el primer voluntariado que se convocó con motivo de la custodia de La Costera fue para instalar las primeras 20 cajas nido. Concretamente, el 1 de octubre de 2011.

Desde ese momento, ha aumentado la cantidad de cajas nido para estos pájaros insectívoros hasta 30. Y cada otoño las revisan para comprobar si están ocuadas o no, limpiarlas (ya que no reutilizan el nido, sino que construyen uno encima), evaluar si hay que modificar alguna ubicación, reponer las cajas estropeas o robadas…

Este año, para revisarlas, se han convocado tres voluntariados con La Granja de Bichos, que desde 2015 colabora en este proyecto para fomentar la presencia de pájaros insectívoros en La Costera. Concretamente, las revisiones se han celebrado los sábados 17 y 31 de octubre y el sábado 14 de noviembre, y en ellas han participado 24 voluntarios de todas las edades.

Como resultado de la revisión realizada este otoño, sabemos que 15 de las 30 cajas nido han sido ocupadas este año por los carboneros comunes, los carboneros garrapinos y los herrerillos capuchinos para criar. De hecho en más de la mitad de las cajas ocupadas hemos encontrado dos o incluso tres nidos. Así que, si tenemos en cuenta que en cada nido puede haber cuatro o cinco polluelos, la «producción total» de este año estaría en torno al centenar de polluelos en la «fábrica» de La Costera.

Informa: Miguel Crespo | Fotos: Acció Ecologista-Agró 

459-revision-cajas-nido-4

20 Noviembre 2020
FaceBook  Twitter  

Información Adicional