Llega un nuevo deporte a Puçol: la lucha olímpica

Llega un nuevo deporte a Puçol: la lucha olímpica

Son grandes y de aspecto fiero, pero pacíficos. Se pelean, pero se aprecian. Sufren caídas, pero no se hacen daño. Aunque parezca una contradicción, los deportistas que practican la lucha olímpica son gente tranquila y muy poco dada a la pelea. Ellos, simplemente, se mantienen en forma y, de paso, se divierten luchando sobre el tapiz. Durante el mes de marzo, el Palau d’Esports ha sido el marco para un curso de iniciación a la lucha olímpica dirigido a alumnos de los colegios públicos con edades entre los seis y los doce años. Durante seis sesiones, los chicos y chicas han estado, sobre todo, preparándose físicamente y olvidando ciertos esquemas preestablecidos sobre este deporte. El encargado de ponerlos en forma física y mental es Félix Ramírez, un docente con amplia experiencia en el club más importante de la Comunidad Valenciana, el Camp de Morvedre, ya que en sus cincuenta y dos años de historia ha formado varios campeones de España y un campeón mundial en lucha sambo. ‘Es un deporte de combate cuerpo a cuerpo, donde no se permite golpear ni dar patadas. Vence el que coloca los omóplatos del contrincante contra el tapiz’. Félix repite una y otra vez que éste no es un deporte violento: se trata de estar en plena forma, trabajando todos los músculos del cuerpo, ‘fundamentalmente el cuello, porque para evitar apoyar los hombres en el tapiz la mejor defensa es el puente, o sea, apoyar sólo los pies y la cabeza’. El martes 25 de marzo, en su último día de iniciación, una veintena de chicos y chicas menores de doce años asistieron a una exhibición realizada por expertos del club. Corroborando las palabras de su entrenador, los cuatro deportistas emplearon mucho más tiempo en calentar cada músculo que en los propios combates... aunque a los jóvenes alumnos, naturalmente, lo que más les impactó fue precisamente el combate final. ‘Los niños y niñas sólo juegan cuando comienzan. De hecho, no hay competiciones oficiales de lucha olímpica hasta los quince años. Antes, todo se reduce al juego y a la preparación física’. Félix, un auténtico enamorado de la lucha olímpica, no para de aportar datos que avalan la seguridad en este deporte. De todos ellos hay dos que llaman poderosamente la atención: primero, las cuotas que pagan a la mutua general son más baratas que las del fútbol y otros deportes, sencillamente porque en la lucha olímpica se producen muchas menos lesiones; segundo, cada año se modifican las presas que están prohibidas, en un intento sostenido por evitar aquellas que puedan producir lesiones al contrario. El mes de prueba gratuito ha sido un éxito, ahora el gestor deportivo, Fernando Torres, se plantea continuar de abril a junio: ‘queremos hacerlo a precios muy populares, para que este empuje inicial no se pierda. Tras el verano ya comenzaremos con una escuela municipal de lucha olímpica si la aceptación entre los alumnos es satisfactoria’. Son pequeños, aprenden a ser pacíficos. Se pelean, pero son amigos habituados a batallas más duras en el patio del colegio. Caen y dan volteretas, aunque el tapiz les protege. Los alumnos y alumnas que están aprendiendo lucha olímpica se divierten y, casi sin darse cuenta, están poniendo su cuerpo en plena forma. Ha llegado un nuevo deporte a Puçol: abrid paso a la lucha olímpica.

31 Marzo 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional