Se acabaron las barreras arquitectónicas en la Casa de Cultura

Se acabaron las barreras arquitectónicas en la Casa de Cultura

Durante la última semana de marzo han comenzado las obras para instalar el ascensor que conducirá al salón de actos de la Casa de Cultura. Las obras fueron adjudicadas el pasado 14 de febrero a Construcciones Hermanos Felipe, tras el concurso público realizado por el Ayuntamiento, por un importe total de 110.000 euros. El ascensor está pensado para el acceso al salón de actos de minusválidos o personas con carritos de niños y, al mismo tiempo es una vieja reclamación de todos los grupos musicales, teatrales y colectivos locales (las fallas, las asociaciones) que en alguna ocasión han tenido que montar algún espectáculo en el salón de actos, ya que hasta ahora la bajada y subida de decorados e instrumentos había que realizarla a pie por unas escaleras que hay junto al escenario. ‘Con la inauguración de la extensión servicios municipales en Martínez Coll el pasado día 10 de febrero y las obras en la planta baja del Ayuntamiento para construir la Oficina de Atención al Ciudadano hemos completado la eliminación de barreras y la mejora de atención al vecino en el propio Ayuntamiento’ –recordaba Josep Mª Iborra, alcalde de Puçol–. ‘Ahora nos falta culminar esa eliminación de barreras en la única dependencia municipal que todavía las tiene: el salón de actos de la Casa de Cultura’. Las obras del ascensor no sólo implican instalar la cabina y la maquinaria en una de las esquinas de la plaza de la Casa de Cultura, sino que también obligará a renovar el interior del salón de actos, como explica el gestor cultural, José Mª García: ‘vamos a habilitar en el cine zonas para minusválidos, eliminando algunas de las butacas existentes, también construiremos una rampa de acceso a los servicios y los camerinos pasarán a estar detrás del escenario, ya que los antiguos camerinos serán ahora el lugar donde se instalará la cabina del ascensor’. La empresa espera tener finalizadas las obras en un plazo de dos meses, por lo que este verano la última barrera arquitectónica en un edificio municipal ya será historia.

31 Marzo 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional