Iberfesta: sobresaliente el público, notable los stands, suspenso a la organización

Iberfesta: sobresaliente el público, notable los stands, suspenso a la organización

La primera edición de Iberfesta, celebrada en la Feria Muestrario Internacional de Valencia entre los días 10 y 13 de abril ha servido para constatar ante todo tres cosas: la pasión que despiertan las fiestas populares y el “bou al carrer” en nuestras tierras, la gran capacidad organizativa de distintos ayuntamien-tos para estar presentes en este nuevo evento y, por último, la pésima gestión de los encargados de la FMI, cuya falta de previsión obligó a cerrar la feria a mediodía del domingo, justo cuando más público se aglomeraba en la puerta esperando entrar para disfrutar de la última tarde ferial. “Para los ayuntamientos, que habíamos hecho un gran esfuerzo e inversión para estar en esta primera feria, fue un auténtico shock ver cómo apagaban las luces a mediodía del domingo y nos decían que no podía entrar más público” –comenta Mavi Galcerá, la encargada del stand del Ayuntamiento de Puçol–. “Durante un tiempo no supimos qué hacer. Pasaron tres horas sin que la organización diera solución al problema y, finalmente, presentamos una reclamación formal por daños y perjuicios y tuvimos que desmantelar los stands”. Al parecer, el problema era de capacidad. Iberfesta, por ser una feria novata, fue situada en el primer piso del pabellón número 7. Según la organización, la capacidad de público de ese pabellón es limitada, por lo que al ver el tremendo aforo que estaba acogiendo la feria, decidieron cerrar las puertas sin más. Quizá pensaban que el público se lo iba a llevar íntegramente FIECVAL, la feria del caballo que estaba situada en la planta baja, o quizá pensaban que una plaza de toros no iba a atraer público, ni los encierros, ni las exhibiciones, ni... Mala previsión. Justo lo contrario de lo que había alardeado Fernando Giner, el presidente de la Diputación Provincial de Valencia, el jueves, durante el acto de inauguración oficial, cuando afirmó que “esta feria es una demostración del interés que levantan las fiestas taurinas, sobre todo de calle, y el apoyo que damos desde las instituciones oficiales a estos actos”. Visto el resultado final de la feria, el apoyo del público queda claro, pero el de las instituciones ha quedado claramente en entredicho. Olvidándonos de los lamentables incidentes del domingo y retrocediendo a los tres días anteriores de Iberfesta, lo cierto es que se notaba la “novatada”: apenas una veintena de ayuntamientos tenían stand propio, junto a otras tantas firmas comerciales. Éstas últimas ya tienen sus espacios montados permanen-temente para ir de feria en feria, por lo que su nivel era muy notable, cosa que no sucedía con el resto de stands, donde se combinaban el exceso de material acumulado sin más, con el afán de gustar a todos... y tampoco era eso lo que se pretendía. Dos ayuntamientos parecieron entender mejor la apuesta. Por un lado, San Sebastián de los Reyes, con un diseño agradable y en consonancia el stand con las distintas publicaciones. Un trabajo serio y elegante que denota la presencia de este ayuntamiento madrileño en otros eventos feriales. Por otro lado, el stand de Puçol combinaba proyección en pantalla gigante (con un resumen de las fiestas populares editado para la feria por la Emisora Municipal de Televisión), con una proyección en televisión (mostrando fragmentos de los distintos vídeos editados por Jesús Esteve). Entre ambos polos, un toro embolado cedido por la falla Hostalets, diversos paneles con fotografías y carteles del material editado por el Ayuntamiento y, sobre todo, el atractivo de muchas publicaciones a disposición del público: los libros de las fiestas patronales de los últimos años, en los que se incluye abundante documentación histórica; los libros del 7 de septiembre, también con amplia documentación; un folleto sobre las fiestas populares y el 7 de septiembre, donde se recoge los orígenes y la historia del “bou al carrer”; adhesivos conmemorativos de las fiestas y del 7 de septiembre; y, por último, el folleto más atractivo de los que pudimos ver en la feria, un homenaje al 7 de septiembre en forma de toro recortado, con fotos de la fiesta en uno de los lados. “Fue el folleto más solicitado” –informa Mavi Galcerá– “sobre todo por la novedad que aportaba respecto a los demás. Una pena que al final nos quedáramos con algunos, porque la última tarde, que iba a ser la más numerosa, como ya sabéis, quedó suspendida al público”.

27 Abril 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional