La Escuela Municipal de Bellas Artes expone sus trabajos hasta el 4 de julio

La Escuela Municipal de Bellas Artes expone sus trabajos hasta el 4 de julio

Fernando Gandía y sus alumnos exponen en la Casa de Cultura, desde el 20 de junio hasta el próximo 4 de julio, una muestra de los trabajos realizados por los alumnos de la Escuela Municipal de Bellas Artes.

Este año la escuela cuenta con cincuenta y dos alumnos, quince de ellos adultos y treinta y siete niños, que acuden dos tardes por semana a la tercera planta de la Casa de Cultura para aprender o mejorar sus facultades artísticas.

''Este curso ha aumentado la matrícula, sobre todo de los adultos'' -confirmó la concejal Pepa Conesa durante el acto de inauguración de la exposición-. ''Aunque no todas son buenas noticias, ya nos han llegado algunas quejas de los alumnos, que piden que se cambien los taburetes del aula, porque llevan en la Casa de Cultura desde que se inauguró, hace diecisiete años, y ya es ora de sustituirlos por unos nuevos. Pero que estén tranquilos, este curso hemos renovado la iluminación de la sala y el próximo revisaremos el resto de las instalaciones''.

Quejas aparte, lo cierto es que cada año el monitor de la escuela logra montar dos exposiciones, una de los más pequeños (que este año se inauguró el pasado día 13 en la propia aula de clases) y otra de los adultos (que una vez más se realiza en la Sala de Exposiciones).

''La verdad es que en la edición en que más cuadros estamos exponiendo de los trece cursos que ya llevo en la escuela'' -explica Fernando Gandía-. ''Hay un predominio de la pintura al óleo, algo lógico si tenemos en cuenta que es un tipo de pintura que tarda más en secar, por lo que si se comete algún error se puede corregir de forma inmediata, cosa que resulta del todo imposible con los acrílicos, que secan muy rápidamente''.

Óleos, algún acrílico, incluso ceras o técnica mixta, todo ello se puede encontrar en una exposición de la que los nuevos alumnos se sienten particularmente satisfechos, algo lógico según su profesor ''ya que ellos son los que más han mejorado a lo largo del curso: al principio todos notan una gran mejoría, luego resulta más costoso mejorar la técnica''.

Costoso, pero no imposible, como demuestra Mª Eugenia, una alumna de segundo año que ya el pasado mes de octubre logró un hito entre los alumnos de la escuela: una obra suya fue seleccionada como finalista y expuesta dentro del Certamen de Pintura ''Vila de Puçol''.


25 Junio 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional