Semana Taurina (3): el jueves defraudó 'El gallo', pero entusiasmó la 'Generala'

Semana Taurina (3): el jueves defraudó 'El gallo', pero entusiasmó la 'Generala'

Los 3.000 aficionados que se dieron cita la calurosa tarde del jueves para disfrutar con el ganado de Domingo Tárrega ''El gallo'' salieron en general defraudados.

''El gallo'' trajo al concurso de Puçol vacas con nombre, como Rondallera, Vinagra, Faraona, Bombillera, Culebra, Generala y Talonera. Son las mismas vacas que irán a las plazas más importantes este verano, como Vall d'Uxó en agosto o Segorbe en septiembre. Sin embargo, no convencieron a los aficionados.

Lo único destacable de la tarde fue la vaca Generala, que trabajó tanto el banco, como el entablado y las pirámides. Ha sido sin duda la mejor vaca que se ha podido ver hasta ahora en el concurso. A su lado, defraudó, y mucho, el toro Taconero, que venía precedido de una fama y había creado una gran expectación.

En su defensa, el ganadero Domingo Tárrega alegó que gran parte de la culpa era de los rodadores, porque no supieron trabajar bien los obstáculos. Como cada uno tiene derecho a tener su propia opinión, queda expuesta la queja de ''El gallo''.

El desafío nocturno entre Gerardo Gamón, de Albalat dels Tarongers, y Germán Vidal, de Cabanes, fue seguido por 3.500 espectadores. La velada estaba patrocinada por la Penya Arrós en Llebre y la Penya Taurina El Barrio, y tanto Gamón como Vidal soltaron unas vaquillas que hicieron muy entretenida la noche, por su gran movilidad y la viveza de su actuación.

Las dos emboladas de la noche corrieron a cargo de Fernando Ferrer ''El rallat'' y Juanjo Bayarri. Al primero de ellos, Valenciano, le cortó la cuerda Miguel Ferrer ''El rallat'' y salió al rabo Salvador Ferrer ''Marsaga''. Fue difícil de cortar, porque el toro había ganado unos centímetros de cuerda en el pilón, lo que le permitía moverse mucho y con peligro. Valenciano es un toro que venía precedido de una merecida fama por su excelente actuación hace dos años aquí mismo, en Puçol.

El segundo toro respondía al nombre de Capuchino y el encargado de cortarle la cuerda fue José Comes, miembro de la Penya Taurina El Barrio, saliendo al rabo Pepe Buigues. Al igual que en el anterior caso, fue una cuerda difícil de cortar, aunque la gran habilidad y experiencia de Comes le hizo salir triunfante del envite. Embite

La anécdota de la noche corrió precisamente a cargo de este toro, que es hijo del mítico Capuchino, de Carlos Doménech, de Teulada (Alicante), ya que en los últimos instantes de su actuación se acostó en repetidas ocasiones en la arena, sin duda por el calor y el agotamiento.

(Consulta todas las crónicas de la Semana Taurina haciendo clic en la sección 'NOTICIAS'.)


30 Junio 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional