Los treinta becarios del Caxton College disfrutan del inglés, la piscina, la cocina, los deportes...

Los treinta becarios del Caxton College disfrutan del inglés, la piscina, la cocina, los deportes...

Por octavo año consecutivo, treinta alumnos de los colegios públicos de Puçol disfrutan de una beca de un mes en el prestigioso centro Caxton College, durante la cual no sólo perfeccionan el idioma, sino que disfrutan de multitud de actividades en las instalaciones del centro: deportes, cocina, talleres...

Amparo Gil no es una directora al uso. Empezó con el Caxton poniendo ella misma los carteles publicitarios en las panaderías de los alrededores, para anunciar unos cursos de verano, hará unos diecisiete años. Desde entonces, y gracias al apoyo familiar, el centro educativo ha ido creciendo, hasta convertirse en uno de los más prestigiosos de la Comunidad Valenciana.

''Pero eso no debe hacernos olvidar nuestros orígenes y, sobre todo, el pueblo en el que estamos enclavados'' -afirma con absoluta convicción Amparo-. ''Siempre hemos pensado que la colaboración y la ayuda no ha de reservarse únicamente para los proyectos del tercer mundo, sino que ese esfuerzo muy bien lo podemos orientar hacia nuestros propios vecinos''.

Y como Amparo no es amante de las grandes palabras, sino de los pequeños actos, dicho y hecho. A través del Área de Bienestar Social, cada verano se seleccionan los quince alumnos que ''veranean'' en el Caxton College en julio y otros tantos en agosto. Además, para completar la oferta, durante los meses del curso académico, de septiembre a junio, otros quince becarios acuden gratuitamente a las clases de los sábados por la mañana. En definitiva: cuarenta y cinco becarios de Puçol cada año pasan gratuitamente por los cursos e instalaciones del colegio británico.

Los cursos de verano del Caxton son una buena oportunidad para perfeccionar el idioma, como lo demuestran los 784 alumnos que durante la segunda quincena de julio están matriculados. Así lo han comprendido también los 64 chicos y chicas de 1º a 5º de Primaria, entre 7 y 11 años, que este año han presentado su solicitud a las becas, aunque solamente 30 han podido disfrutar finalmente de ella: ''el curso de inglés son sesenta horas intensivas, pero lo combinamos con deportes, cocina, teatro... Además, obligatoriamente tienen que cambiar de actividad cada semana, para evitar que se apunten sólo a lo que más les gusta que, en principio, suele ser el deporte... aunque cada vez toma un auge mayor el taller de cocina, que les encanta a todos''.

Lo que no les encanta tanto, de entrada, es enfrentarse a unas clases en las que únicamente se habla en inglés y, por si fuera poco, con profesores nativos. Afortunadamente para los chicos, en los demás talleres lo que más valora el centro es que los monitores sean especializados, de ahí que en estas actividades también se puede utilizar el castellano, algo que los alumnos agradecen porque les permite centrarse en los talleres sin tener que estar continuamente ''traduciendo'' las instrucciones.


01 Agosto 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional