La ofrenda a la Virgen: una tradición que cada día cuenta con más participantes

La ofrenda a la Virgen: una tradición que cada día cuenta con más participantes

Quizá el momento más emotivo del día 8 de septiembre sea el de la ofrenda, una tradición que no sólo se ha mantenido inamovible con el paso del tiempo, sino que en los últimos años ha visto cómo su itinerario se alargaba y algo similar sucedía con la larga comitiva, encabezada siempre por el “tabal” y la “dolçaina” y cerrada por los festeros de cada año, pero con un número cada vez más amplio de asociaciones entre unos y otros.

En esta edición se situaban por encima de quinientos los que realizaron el recorrido desde la Avenida Font de Mora, pasando por la Avenida Valencia y la calle Sant Joan para, tras atravesar diversas calles del casco antiguo, llegar a la Plaza Joan de Ribera y la iglesia de los Santos Juanes.

Tras el “tabal” y la “dolçaina” iban en primer lugar los festeros infantiles de este año, seguidos por la peña taurina “El barri” y las amas de casa Tyrius. Tras ellos desfilaron los representantes de la asociación extremeña L’Horta Nord, orgullosos de estar acompañados por vez primera en la historia de nuestras fiestas por la Banda de Música de Miajadas, que ya había participado el día anterior en la bajada de cajones y no sólo dio muestras de su absoluta profesionalidad, sino también de una envidiable organización a la hora de desfilar... y ello pese a que la mayor parte de sus componentes apenas han alcanzado la adolescencia.

Las cuatro fallas realizaron su ofrenda a continuación: Palau, Hostalets, Molí y Picaio. En todos los casos iban representadas por las falleras mayores e infantiles, acompañadas de sus respectivos presidentes y distintos componentes de la falla, tanto del año 2003 como del 2004.

Dos grupos del centro juniors Caminar, los alumnos y los monitores, depositaron su cesta a los pies de la Virgen unos minutos antes de que lo hicieran los festeros del próximo año: un grupo de nueve jóvenes que ya ha tomado buena nota del alto listón que han dejado los festeros de 2003... y ya comienza a trabajar para intentar mejorarlo en el 2004.

Una representación de la Junta Directiva de la Cofradía Virgen al Pie de la Cruz daba paso a los últimos componentes de la larga comitiva: los festeros de la Virgen al Pie de la Cruz, encabezados por su “cap”, Álvaro Cavero, y su festera, Lidia García. Tras ellos las otras ocho parejas que han sido los encargados de organizar la mayor parte de los actos religiosos de las fiestas de este año.

Por último, y como ya viene siendo tradición, el Centro Musical e Instructivo Santa Cecilia de Puçol puso la nota de color al acto, interpretando el Himno de la Virgen frente a la fachada de los Santos Juanes.

Un último detalle: mucho, muchísimo público agolpado en las distintas calles del recorrido, pero sobre todo frente a la iglesia, junto a la imagen de la Virgen, y todos deseosos de hacerse una foto al final del acto... algo que muchos finalmente no pudieron lograr porque no hubo tiempo para ello. Sería deseable que en próximos años la organización tuviera en cuenta que la imagen, rodeada de flores, es una foto que muchos vecinos de la población esperan durante todo el año, por lo que habría que dejar el anda más tiempo en la puerta, el suficiente para que esos vecinos colmaran sus lógicas aspiraciones de una foto junto a su patrona.

13 Septiembre 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional