Escriben los festeros (11): balance de las fiestas

Escriben los festeros (11): balance de las fiestas

Quiero que este artículo sea tan familiar como sincero, al igual que han sido estas fiestas para nosotros.

Ha sido un año inolvidable, tanto para los dieciocho festeros como para los padres.

A nivel personal, los chicos han afianzado su amistad y las chicas (que apenas nos conocíamos) hemos ganado cariño, comprensión y diversión juntas.

Este fenómeno de unidad y ''buen rollo'', del que no sabemos si ha sucedido en años anteriores, se ha multiplicado durante las fiestas. Trabajar con este buen ambiente ha hecho que trabajar todos juntos haya sido mucho más llevadero y divertido.

Recuerdo ahora el mes de septiembre del año pasado, con esa ilusión desbordada vendiendo cartones: era algo nuevo, había un brillo extraño en nuestros ojos.

Más tarde, en el mes de mayo, empezaron a aparecer las primeras complicaciones, al tener que decidir cómo invertíamos en las fiestas ese dinero que nos habíamos tenido que ganar con tanto esfuerzo. Fue entonces cuando a alguno le falló las fuerzas o incluso llegó a desesperarse... ¡suerte que aún quedábamos otros diecisiete festeros y festeras para levantarle el ánimo!

En agosto la faena nos desbordó, pero ese brillo extraño volvía a estar en nuestros ojos; sin darnos cuenta había vuelto, y ya sabíamos identificarlo: las fiestas, nuestras fiestas, estaban a la vuelta de la esquina.

Intentamos asumirlo con tranquilidad, mientras repartíamos a un ritmo impensablemente rápido los ''llibrets'' de este año. La ilusión de las fiestas era ya un hecho.

Apenas podíamos juntarnos con nadie sin hablar de los trajes, los actos, los ensayos...

Por fin, llegó el día de enseñar los trajes, uno de los días que recuerdo con más cariño: íbamos casa por casa viendo lo que habíamos preparado para la ocasión. En aquel momento quedaba tanto para terminar que cuando llegó el día 9 de septiembre nadie podía creerse que las fiestas de verdad se terminaban.

Hacer la fiesta es un reto importante, que a veces se hace duro, pero para mí ha sido todo un placer y una suerte terrible haber podido coincidir con este grupo de gente y habérmelo pasado en grande durante un año tan especial.

Mª José Soriano (festera de 2003).

 

19 Septiembre 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional