Una delegación saharaui en Puçol para organizar una visita del Ayuntamiento a los campamentos de exiliados este otoño

Una delegación saharaui en Puçol para organizar una visita del Ayuntamiento a los campamentos de exiliados este otoño

Desde que el año pasado Puçol se hermanó con la daira de Agüeinit, las visitas protocolarias de los políticos saharauis al Ayuntamiento y la población de Puçol se han multiplicado en los últimos meses: es la forma más sincera que tienen los representantes de este pueblo en el exilio de agradecer la colaboración solidaria de toda la población.

El 9 de julio era el ministro saharaui de Cooperación Internacional, Salec Baba Hasena, quien acudió acompañado del delegado saharaui para la Comunidad Valenciana, Ahmedu Mohamed Fadel. Una semana después, el propio delegado saharaui, acompañado de los ocho monitores, era quien acudía al Ayuntamiento para la recepción oficial de los diecisiete niños saharauis que disfrutaban del programa ''vacaciones en paz'', acogidos en familias de Puçol.

El pasado miércoles, 10 de septiembre, era Mohamed Sidahmed, vicegobernador de Auserd, quien realizaba una visita protocolaria de reconocimiento de la zona, acompañado de Dih Gaucha (adjunto de la delegación de la República Árabe Saharaui Democrática en la Comunidad Valenciana) y de la joven Emgaili Dah (responsable del Sindicato de Trabajo Saharaui).

En la recepción oficial estuvieron presentes el alcalde, Josep Mª Iborra, y cinco concejales de la actual corporación municipal, quienes trataron ampliamente dos temas: por un lado, la actual situación del pueblo saharaui, que se enfrenta a la necesidad de que Marruecos acepte, por fin, el ''Plan Baker'' y autorice un referéndum libre; por otro, la posibilidad de realizar un viaje distintos miembros de la actual corporación municipal para conocer ''in situ'' la realidad cotidiana de este pueblo que vive exiliado en el desierto desde hace veintiocho años.

''Hemos perdido la confianza en la ONU, porque nadie nos garantiza que si volvemos a nuestros territorios en el Sahara Occidental se podrá realizar un referéndum justo dentro de cuatro años'' (explicaba Mohamed Sidahmed), ''y más teniendo en cuenta que habrá durante ese periodo 65.000 soldados marroquíes sobre los que no hay certeza que respeten la tregua que propone el Plan Baker para la paz entre Marruecos y el Sahara''.

Pese a esta aparente desilusión, los saharauis han demostrado su talante pacífico aceptando este plan, mientras que Marruecos sigue oponiéndose no sólo al deseo de los saharauis, sino a todas las resoluciones de la ONU: ''hasta los franceses han dejado solos a los marroquíes, la opinión internacional exige a Marruecos que ceda y autorice el referéndum, mientras que nosotros hemos dejado muy clara nuestra voluntad de paz'', concluyó el vicegobernador saharaui.

Josep Mª Iborra insistió en la posibilidad de organizar un viaje breve, ''de unos tres días, para que la corporación municipal conozca la situación real de los hospitales, escuelas y campamentos... y sepa por qué es precisa nuestra ayuda''.

El alcalde, que ya estuvo presente en los campamentos el año pasado, durante la firma del hermanamiento con la daira de Agüeinit, recordó que Puçol tiene un acuerdo del pleno por el cual durante los próximos cuatro años entregará una ayuda de 12.000 euros anuales, destinados en parte a Agüeinit y en parte a mejorar las infraestructuras generales del pueblo saharaui: ''una ayuda que este año podríamos destinar a mobiliario escolar, ya que el año pasado se estaba finalizando una escuela, además de equipos de megafonía, uno de los pocos sistemas de comunicación de masas que se puede utilizar en el desierto''.

De momento no ha quedado fijada la fecha para este viaje, ya que el puente en torno al 9 de octubre, que es habi

16 Septiembre 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional