Puçol visitó Miajadas en las fiestas de agosto...

Puçol visitó Miajadas en las fiestas de agosto...

El año pasado el alcalde de Puçol, Josep Mª Iborra, fue invitado para ser el pregonero mayor de las fiestas de Miajadas. No acudió solo, un autobús con vecinos de distintos colectivos locales le acompañó. Este verano la experiencia se ha repetido, esta vez con el concejal de hermanamientos, Manuel Martínez Piñol, al frente de la expedición... y con un invitado que nadie había previsto: la tremenda ola de calor que invadió la península durante el mes de agosto.

''Este año no pudimos acudir durante la semana santa porque en abril nos encontrábamos en pleno periodo preelectoral'' -puntualiza Manolo Piñol-, ''pero en agosto hace mucho calor en Extremadura, por lo que la fecha habitual seguirá siendo en primavera''.

El calor fue, sin ninguna duda, el único punto negativo del viaje, aunque en esas fechas calor hizo en todas partes, incluida la Comunidad Valenciana. Pero también tiene sus ventajas una visita entre el 9 y el 13 de agosto, entre ellas la más importante es conocer un nuevo tipo de fiesta: un gran recinto ferial, situado a unos quinientos metros del pueblo, al que se llega con un servicio gratuito de autobús, permitía compartir la noche y la madrugada con unas 10.000 personas diariamente. Bebida, comida, baile, actuaciones musicales e incluso toros podían disfrutarse dentro de la feria.

''Es otro modelo de fiestas, donde tienen casetas como la del Ayuntamiento de Miajadas, con capacidad para 2.500 personas e incluso hay una plaza de toros dentro del recinto'' -continúa explicando Piñol-, ''pero es un modelo que aquí en Valencia no podemos implantar: ¿dónde conseguimos 60.000 metros cuadrados para instalar el recinto ferial? Al precio que está la tierra aquí eso es imposible y menos para utilizar ese recinto sólo un par de semanas al año''.

La feria fue la gran novedad para los cincuenta vecinos de Puçol, pertenecientes a dos colectivos locales, las amas de casa Tyrius y la asociación de baile 'Ballant, ballant'. Pero también hubo otras actividades que, aunque habituales en este tipo de intercambios, no dejan de ser atractivas, sobre todo para los que visitan Extremadura por primera vez: la recepción oficial, las tardes en la piscina, las actuaciones musicales... sobre todo la del grupo folclórico de Valencia de Alcántara, que actuó en Miajadas durante las fiestas y recibió unas especiales muestras de cariño y solidaridad, debido a los tremendos incendios que en aquellas fechas asolaban su término municipal.

''Pero lo que más entusiasma a nuestros vecinos es conocer ese patrimonio tan rico que tiene Extremadura y que cuando lo visitas por vez primera te deja con los ojos abiertos. Todos conocemos la existencia de Mérida y sus cuidadas ruinas romanas, pero muy pocos ese casco antiguo de Cáceres que está perfectamente conservado, o toda la ciudad de Trujillo que es un ejemplo perfecto de historia viva... por no hablar de Guadalupe, tanto el monasterio como la villa, una visita obligada, porque su riqueza arquitectónica que deslumbra una y otra vez. En definitiva, Extremadura es una tierra que uno no se cansa de visitar''.


25 Septiembre 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional