Los voluntarios son imprescindibles para el funcionamiento del Centro de Acogida de Inmigrantes

Los voluntarios son imprescindibles para el funcionamiento del Centro de Acogida de Inmigrantes

El 4 de noviembre comenzó un año más la temporada del Centro de Acogida de Inmigrantes extranjeros de Puçol, un local municipal financiado por la Conselleria de Bienestar Social y destinado al alojamiento e integración de los trabajadores temporeros de la naranja.

El centro empezó a funcionar en la década de los noventa, siempre desde noviembre hasta febrero y destinado a inmigrantes extranjeros “sobre todo porque en aquella época eran únicamente extranjeros los que venían a la recogida de la naranja” –explica Leo Guzmán, la directora del mismo-, “y no sólo carecían de alojamiento, lugares de aseo y servicios de información, sino que para muchos de ellos resulta imposible alquilar un piso aún hoy en día”.

De las 38 camas que dispone, este año, por vez primera en las últimas campañas, todavía hay plazas libres a comienzos de diciembre, algo motivado sobre todo por la ausencia de trabajo en la naranja: “la gente ha ido marchándose a otras campañas de temporeros, como la oliva en Jaén, ya que este año la naranja está generando poco empleo en la zona”.

Dado que el objetivo fundamental no es sólo el alojamiento, sino también la integración social y laboral de estos inmigrantes, la realización de actividades es una parte fundamental del trabajo que realiza el personal del Centro. De hecho, las clases de castellano son obligatorias, aunque también existe otro tipo de ofertas, como las charlas sobre salud, los cursos de habilidades sociales y laborales, la ayuda a la preparación del currículum o las actividades de ocio, como deportes o el intercambio gastronómico. Todo ello, como recuerda Leo Guzmán, “con el objetivo de romper las barreras que separan a estos inmigrantes del resto de la población, algo que se consigue sobre todo cuando son vecinos del pueblo quienes ayudan a su integración”.

Unos vecinos, sobre todo los jóvenes, que vienen año tras año presentando su apoyo desinteresado. En la presente campaña, además de la directora, la educadora y los cinco conserjes, el centro cuenta con el apoyo de diez voluntarios que contribuyen al desarrollo de las actividades socioculturales “y facilitan la entrada de lo inmigrantes en muchos locales, tanto de trabajo como de ocio, ya que cuando aparecen acompañados por jóvenes de Puçol las relaciones les resultan mucho más fáciles”.

Tanto los interesados en prestar su ayuda como voluntarios, como los inmigrantes en utilizar los distintos servicios del centro (alojamiento, duchas, consigna, lavandería, información individualizada) pueden ampliar información dirigiéndose directamente al Centro de Acogida de Inmigrantes, en el Camí La Mar, número 1, o llamando al teléfono 961 420 559.

12 Diciembre 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional