Victoria Gigante, alcaldesa por un día

Victoria Gigante, alcaldesa por un día

El pasado martes 16 de diciembre tuvo lugar en el salón de plenos del Ayuntamiento un pleno juvenil con motivo de la celebración del Día de la Constitución. Participaron alumnos del Instituto de Secundaria y del Centro Virgen al Pie de la Cruz. Presidió la sesión la alcaldesa Victoria Gigante Pérez, que nos hace llegar su experiencia personal:

Cuando mi profesora Elvira manifestó en clase el proyecto de realizar un pleno en el ayuntamiento de mi municipio, protagonizado por adolescentes de mi misma edad, todos mis compañeros acogieron de buen grado la noticia. La idea de que por un día tuviéramos la oportunidad de que se nos escuche, nos pareció muy interesante, y pensar que se nos toma ''en serio'' y podemos cambiar algo nos motivó bastante.

La elección de los concejales no fue difícil, ya que a la mayoría les daba reparo hablar en público, por lo que no hubo discusiones por la ocupación de los cargos.

Personalmente siempre me ha gustado debatir y puesto que soy un poco ''mandona'', me entusiasmó tener el honor de ser la alcaldesa de mi generación.

Pronto empezamos con los preparativos para redactar las propuestas, se nos asignó un tema (que escogimos entre todos mis compañeros previamente) y poco a poco fue tomando forma hasta que, tras unos retoques y trabajo en equipo, le dimos la consistencia que debía tener, para estar a la altura ante los trabajadores de nuestro Ayuntamiento.

El día previo a la celebración del pleno, acudimos a un ensayo, en el que nos explicaron el desarrollo de éste, la forma a seguir para sentarnos y unos consejos de protocolo.

Todos conocíamos los pasos que debíamos seguir y el día señalado para la realización del pleno, acudimos puntualmente a nuestro Ayuntamiento.

Una vez todos reunidos nos dimos cuenta de que en unos minutos tendríamos que estar allí sentados y los nervios empezaron a hacer su efecto. Todos nuestros amigos estarían allí y el alcalde y una cámara registrarían cada uno de nuestros movimientos.

Una sensación de vértigo (algo así como cuando subes a una montaña rusa) se retorcía sutilmente en mi estómago. Sería la primera en hablar y debía dar comienzo a la sesión. Acto seguido juré la Constitución y leí mi discurso en homenaje a sus 25 años. Estaba tan nerviosa que las palabras se agolpaban en mi boca y me hicieron aumentar el ritmo (leí muy rápido y me equivoqué una vez pero los oyentes disculparon mis nervios). Poco a poco me fui tranquilizando y adquirí una mayor seguridad en mi misma. Cogí soltura y el pleno transcurrió con normalidad.

La verdad es que fue una experiencia muy interesante, aprendimos cómo funciona la burocracia de nuestra localidad y, sinceramente, le cogí gustillo a la alcaldía.

Aliento a todos los estudiantes a que se planteen el reto de participar, porque una vez realizado, resulta muy gratificante. Además, hemos conseguido hacernos oír, y esperamos que el señor alcalde tenga en cuenta nuestras propuestas. Sinceramente, nos recuerda que por jóvenes que seamos podemos cambiar algo, que no nos tenemos que conformar cruzándonos de brazos por no tener la mayoría de edad.

Somos jóvenes, pero tenemos derechos.

Victoria Gigante Pérez


05 Enero 2004
FaceBook  Twitter  

Información Adicional