Puçol dedica el acto cívico de las fiestas a los pueblos que viven en el exilio

Ayer miércoles, dentro de las fiestas de Puçol se celebró el ACTO CÍVICO que cada año se dedica a un tema de solidaridad, habiéndose centrado en ediciones anteriores en temas como los puçolenses que se dedican a labores humanitarias, la lucha contra la explotación de los menores o el apoyo a ONGs que colaboran en el tercer mundo. En esta ocasión el acto se dedicó a la SOLIDARIDAD CON LOS PUEBLOS QUE VIVEN EN EL EXILIO y se completó con la firma del ACTA DE HERMANAMIENTO entre Puçol y la daira de Agüenit, en el Sáhara, cuyos representantes estuvieron presentes en el escenario. La noche comenzó con una cena popular en la Plaza del País Valencia a la que asistieron más de 3 dos mil personas, entre ellas una amplia representación de saharauis. Sobre las 11 de la noche comenzó el Acto Cívico, que contó con la intervención de Carmen Miguel, la representante de CEAR (Comité Español de Ayuda al Refugiado), quien presentó una panorámica general de los pueblos que viven en el exilio e resumió la larga lista de actividades que CEAR realiza, sobre todo a nivel de Comunidad Valenciana, insistiendo en que “lo importante no es pensar en colaborar en grandes proyectos, sino aportar lo que cada uno crea o pueda, en colaboración con cualquiera de las ONGs del país, lo que permitirá lograr un mundo más equilibrado”. La intervención de la concejal de Servicios Sociales, Emi Lanzuela, se centró sobre todo en las asignaturas pendientes que los gobiernos españoles, marroquíes y la propia ONU mantienen con el pueblo saharaui, a quien se le niega un referéndum prometido en el año 1975, cuando dejó de ser colonia española pero fue invadido por la marcha verde marroquí. Continuó con un repaso a la colaboración que el pueblo de Puçol presta al Sáhara: “Si en 1994 la cantidad aportada por el Ayuntamiento a estos proyectos fue de un millón de pesetas, año tras año hemos ido haciendo un esfuerzo para aumentar esa subvención, llegando el año pasado a los dos millones. Pero el dinero no lo es todo y de nada habría servido sin la colaboración de todos vosotros, el pueblo de Puçol, que año tras año habéis colaborado en la recogida de alimentos para las “caravanas” y en la convivencia con los niños saharauis durante las vacaciones en paz”. Su discurso acabó con unas significativas palabras que daban paso al acto oficial de hermanamiento: “Si nuestros ciudadanos ya se relacionan como hermanos ¿por qué no han de hermanarse nuestros municipios?” Tras leer el documento públicamente, el delegado de la daira de Agüenit, Ahmedu Fadel, y el alcalde de Puçol, Josep Mª Iborra, firmaron el Acta de Hermanamiento y dedicaron unas palabras a la población. Ahmedu Fadel agradeció el esfuerzo de todos los ciudadanos españoles y los puçolenses en particular “ya que para nosotros es muy gratificante comprobar que en España se apoya y reconoce nuestro derecho a ser un pueblo libre”. Por su parte, Iborra explicó en qué va a consistir este hermanamiento que, a diferencia de los firmados con otras poblaciones europeas, supone que “se va a intensificar la aportación de nuestra población a los campamentos saharauis en el desierto, concretamente a la daira de Agüenit, sin que ellos por el contrario tengan que ofrecer contrapartidas a Puçol”. Finalizó señalando la primera aportación, que será la adquisición de ciento cincuenta cabezas de ganado “concretamente cabras, cuya leche irá destinada a alimentar a las mujeres, los niños y los ancianos de la daira de Agüenit, todo ello por un valor cercano a los dos millones de pesetas”. Una traca que finalizó con el encendido de un pebetero cuya llama permanecerá encendida durante todas las fiestas puso el punto final al acto de hermanamiento y dio paso a la fiesta popular, amenizada con la actuación de la Orquesta La Habana.
01 Septiembre 2002
FaceBook  Twitter  

Información Adicional