Residencia de la tercera edad de Puçol: como en casa

Residencia de la tercera edad de Puçol: como en casa

Desde su puesta en marcha, la Residencia de la Tercera Edad de Puçol ha intentado en todo momento llegar a ser un nuevo hogar para los residentes habituales y, desde el año pasado, en que se convirtió en Centro de Día, también para quienes acuden al centro en horario matutino y vespertino, pero pernoctan en sus propias casas.

“Intentamos cada mes celebrar algún tipo de fiesta que les saque de la rutina” –explica Lourdes Escribano, la Técnico de Animación Sociocultural–, “desde Sant Antoni en enero, pasando por carnavales en febrero o las fallas en marzo, hasta llegar a la navidad. Pero también otras menos previsibles, como la del helado en julio o la horchata en agosto”.

De todas ellas, probablemente la que cierra el año es la más emotiva, porque en fechas tan entrañables como la navidad resulta mucho más necesario conseguir que los residentes sientan verdaderamente que están en familia.

Este año los actos han sido más numerosos y atractivos que en ediciones anteriores. Desde la visita oficial de la corporación municipal y los representantes de los distintos clubes de jubilados y pensionistas de la población (el 23 de diciembre por la mañana), a la misa celebrada por el párroco local, Vicente Gozálvez, el mismo día 24, acompañado por la actuación de los dos grupos de juniors de Puçol, pasando por la comida de navidad, el taller de jardinería, proyecciones en vídeo, salida al mercado, taller de marionetas, comida de año nuevo o la visita de los mismísimos reyes magos.

“De todas formas a ellos les sigue pareciendo lo más atractivo colaborar directamente en las actividades, de ahí que los talleres y los playbacks del día 18, realizado por trabajadores del centro, sea lo que más ilusión les hace”, continúa Lourdes.

Unas actuaciones que este año se completaron con un espectáculo especial, el martes día 23: la actuación en directo de Rosita Amores y Julita Díaz, sin duda dos mitos para gran parte de los residentes.


Una vez comenzado el nuevo año, las actividades cotidianas vuelven a implantarse, aunque no cesa el esfuerzo continuado de integración. Prueba de ello es la edición de la revista trimestral Como en casa, editada por la propia residencia a partir de textos de los técnicos y residentes, y que en su número 4 incluye artículos de opinión, reportajes, pasatiempos y numerosas fotografías realizadas por todo el equipo del centro.

“De todas formas, no debemos olvidar que, aunque luzcan más los actos especiales, nuestro auténtico trabajo está en el día a día, con los talleres de estimulación, la gimnasia o las manualidades” –concluye Lourdes Escribano–, “actividades que los mantienen ocupados y en plena forma dese las 9’30 de la mañana hasta las 5 de la tarde”.

Y es que, aunque parezca difícil de creer, estos mayorcitos no paran en todo el día. Comienza la jornada a las 9’30, con un taller para ubicarles temporalmente, llamado “Buenos días”. Hacia las 10’00, un taller para despertar el cuerpo y mantenerles en forma, al que llaman “Recorrido articular”. A las 10’30 llega la hora de la “Estimulación cognitiva”, con ejercicios para desarrollar la memoria a corto y largo plazo. Apenas media hora después, talleres de “Lecto-escritura y cálculo”, aunque si alguno no domina estas materias también puede dedicarse a las manualidades. Poco antes de las 12’00 llega la estrella, el aeróbic para la tercera edad: una “Tabla de gimnasia” dirigida por la fisioterapeuta en la que el ejercicio que más pasiones despierta es encestar pelotas.

Tras la comida, que se realiza en dos turnos

15 Enero 2004
FaceBook  Twitter  

Información Adicional