Centro Júnior Caminar: 35 años de sonrisas en los niños

Centro Júnior Caminar: 35 años de sonrisas en los niños

El domingo 21 de diciembre, la iglesia de los Santos Juanes acogía a más de cuatrocientos niños en el Festival de Villancicos de los Juniors. Con la presencia de estos chicos de Sagunto, El Puerto, Albalat y Puçol, el Centro Júnior Caminar ponía fin a los actos de celebración de su 35º aniversario.

“Cada año el festival se celebra en uno de los centros” –explica Cristina Esteve, presidenta de Caminar–, “y como este año era nuestro aniversario, solicitamos que los juniors de nuestra zona se reunieran aquí, en Puçol”.

Una zona que se llama “La marjal del Moro” y que agrupa a las poblaciones antes citadas, pero no es la única subdivisión que necesitan hoy en día los juniors para organizar sus actividades, ya que esta zona, en compañía de otras dos (“La ceba al vino” y “Carraixet”) forma parte de la Vicaría 3... y así sucesivamente.

“Realmente todos los de la vicaría sólo nos hemos reunido una vez este año: fue en el Día del Júnior, que se celebró en abril en Sagunto, y estuvo cargado de actividades y juegos, además de una eucaristía y la comida”.

Una experiencia nueva que se une a las celebraciones ya habituales, como las fallas, que se realizan en colaboración con el otro centro júnior de Puçol, Apocalipsis... “y el resto del año tenemos un amplio programa que venimos realizando sólo los monitores de Caminar con sus grupos de alumnos”.


Del Festival de Villancicos lo primero que sorprende es el gran número de participantes (de hecho en los Santos Juanes había incluso algunos padres y monitores de pie, porque eso sí, los chicos estaban cuidadosamente organizados por grupos), pero pronto pasa a un segundo plano, cuando descubrimos que el evento tiene un carácter benéfico: dos misioneras explicaron en qué consiste el proyecto Jalapa, un economato desarrollado en México para las familias más necesitadas... “y en el que la aportación de 600 euros que hemos reunido entre los chicos y los monitores va a suponer que durante un año podamos ofrecer a esas familias unas canastas con comida y jabón a mitad de precio”.

Pero ahí no acaban las sorpresas, porque el festival no consta únicamente de la actuación por riguroso orden de cada uno de los centros juniors presentes, también se busca la diversión y la complicidad de los asistentes, de ahí que la tarde estuviera jalonada de distintas actividades con participación directa, quizá la más celebrada de las cuáles fue el “villancico mix”: una actuación en directo en la que cada uno de los grupos iba cantando cuando el monitor de turno levantaba una cartulina con el nombre de su centro... el resultado probablemente no servirá para ganar ninguna “operación triunfo”, pero para los más de cuatrocientos niños cantores fue un momento divertido, emocionante y con el calor que proporcionan tantos y tantos amigos a tu alrededor. Un momento que tardarán en olvidar.

 

16 Enero 2004
FaceBook  Twitter  

Información Adicional