Cinco autores a la búsqueda de veinticinco años de historia

Cinco autores a la búsqueda de veinticinco años de historia

Desde el mes de noviembre, cinco autores se reúnen cada quince días en la Casa de Cultura. Desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde, pasan el sábado leyendo, discutiendo, recopilando documentación y, sobre todo, riendo... Son los encargados de escribir “Nadie dijo que fuera fácil” (Puçol 1979-2004) la novela que recoge los veinticinco años de democracia en Puçol y que será presentada públicamente el próximo 23 de abril.Enric Albero, Sento Pascual, Israel L. Pérez, Mª José Soriano y Sabín vienen trabajando de forma individual cada uno en las distintas tramas que forman parte de la novela. A la tarea de escribir individualmente los capítulos, día a día, se une la reunión quincenal en la que cada autor debe defender su trabajo, mientras los otros cuatro le dan “un poquito por aquí y otro poquito por allá” para intentar que todos los elementos encajen y la novela funcione a la perfección.

A estos cinco se une además Adolfo Bellido, que está siendo el encargado de supervisar la estructura y los textos finales. Por último, Fernando Torres trabaja desde comienzos de enero en el diseño de la portada y las ilustraciones del libro.

“La oportunidad de CREAR (con mayúsculas) es, ya de por sí, suficiente razón para que el proyecto de escribir un libro de ficción resulte ilusionante.  Si a eso le añadimos la posibilidad de bucear en la historia más reciente, (salir a la calle como un explorador, como diría Sabina) no existen motivos para no sumergirse de lleno en el proceso”. Las palabras de Sento Pascual sintetizan los motivos por los que se ha animado a participar en esta aventura.

Aventura que, para Enric Albero, conlleva además un placer inesperado: “seguramente, y dejando a un lado las artes persuasivas del director del Departamento de Comunicación, el hecho de realizar un libro a contracorriente, aún siendo para una institución, picó mi curiosidad. Además, se nos ofreció la posibilidad de incorporar nuestra pasión por el cine a todo el proceso de trabajo. En fin, que es imposible que uno rechace un proyecto en el que sabe que el placer obtenido va a sobrepasar el esfuerzo realizado. A nadie le amarga un dulce”.

Una idea similar comparte Israel L. Pérez: “Es un reto. El reto propuesto por un amigo. El reto de hacer un libro en colaboración. Y sobre todo el reto de amenizar la política y la historia sin dejarlas de lado, con la intención de que lleguen a más gente”.

“Claro que me apetecía escribir un libro” –afirma Mª José Soriano–, “y más si es sobre una época histórica y en forma de novela. Creo que de esta forma, casi sin darse cuenta, los jóvenes y no tan jóvenes podrán aprender mucho más sobre el camino que ha seguido la democracia en estos veinticinco años”.

Variados motivos que para el responsable del Departamento de Comunicación, Sabín, que además es el coordinador del proyecto suponen, en suma, la posibilidad de aunar “el desafío de un trabajo con un rigor histórico incuestionable, pero con un afán de animar a la lectura gracias a una trama que, esperamos, también sea divertida y con una pizca de suspense”.


Variados motivos para entrar en un proyecto, pero una opinión positiva casi unánime a la hora de valorar un trabajo duro, pero que proporciona continuas satisfacciones, como reconoce Sento Pascual: “A todo esto hay que añadir lo enriquecedor que resulta realizar un trabajo en grupo, una de las cosas que más echaba en falta de mi época universitaria. Cada reunión de trabajo se convierte en un foro donde exponer, debatir, compartir, rebatir, reír y aprender. En definitiva, una oportunidad para conocer (la historia de Puçol) y conocernos (en nuest

25 Enero 2004
FaceBook  Twitter  

Información Adicional