Inaugurada la exposición del ninot, el último acto conjunto de todas las fallas

Inaugurada la exposición del ninot, el último acto conjunto de todas las fallas

Hasta las propias escaleras de la Casa de Cultura sirvieron de improvisada platea a las más de doscientas personas que intentaban asistir en directo a la inauguración de la exposición del ninot y que, lógicamente, no cabían en la sala de exposiciones de la Casa de Cultura. El acto comenzó con las palabras del presidente de la Junta Local, que subrayó la hermandad existente entre las cuatro fallas de Puçol y deseó buenas fiestas a todos un año más. ‘Un año más estamos todos juntos, menos mal que cambian las falleras si no siempre nos veríamos las mismas caras’. Con estas palabras Josep Mª Iborra comenzó un discurso de inauguración, que posteriormente se centró en la lucha por la paz: ‘es importante la crítica que los monumentos falleros realizan cada año de la realidad que nos rodea, pero es más importante que este año a Bush no se le ocurra empezar esa guerra que nos viene anunciando para el 17 de marzo y podamos disfrutar en paz de unas fiestas que son, ante todo, una muestra de concordia y compañerismo’. El acto fue presidido conjuntamente por las cuatro falleras mayores (Inmaculada Calatayud, Mª Dolores López, Verónica Sánchez y Carolina Damas) junto a las cuatro falleras mayores infantiles de la población (Alba Martínez, Mónica Abad, Helena Moreno y Rebeca Guerrero). Mientras todas ellas acompañaban a los presentes al vino de honor celebrado en el bar de la Casa de Cultura, cuatro ciudadanos ‘sin piedad’ debatían quiénes debían ser los ganadores este año. Nieves Montagud y Ángeles Alós (ambos de la falla Sant Francesc de Sagunt), junto a Mª Dolores Pérez y Juan Roig (de la falla Palmereta del Port de Sagunt), permanecían encerrados debatiendo cuáles debían ser los ninots premiados: ‘ha habido debate, sobre todo en los infantiles, pero al final nos hemos puesto de acuerdo’ –explica Juan Roig–, y es que cada año resulta más difícil el papel de jurado ‘porque las fallas han mejorado mucho desde los primeros años en que yo estuve aquí como jurado, sobre todo a nivel de vestuario y acabado final’ –recuerda Nieves Montagud–. La labor de jurado es una tarea a veces ingrata y delicada, pero necesaria para la subsistencia de las fallas, ya que todas han de colaborar, tarde o temprano, sirviendo de jurado a los pueblos vecinos, ‘porque al ser de fuera y no conocer los monumentos de cada falla se supone una mayor neutralidad a la hora de evaluar’ –matiza Ángeles Alós–. Además, no hay que olvidar que este jurado ha de mostrarse ecuánime en todos los aspectos de la falla: no sólo debe juzgar los ninots, sino también el acto de presentación y el llibret de cada falla, ‘aunque este año ha sido muy fácil esta parcela, porque ha habido una falla cuyo llibret es innovador y muy distinto al de las demás, ofreciendo un serio trabajo de investigación histórica, que le da una nueva dimensión a este tipo de publicaciones, por lo que ha sido el que más nos ha gustado’ –finaliza Mª Dolores Pérez–. Ya sólo queda saber los resultados de sus deliberaciones, algo que podremos conocer todos el próximo domingo, 16 de marzo, a las 5’30 de la tarde, en el salón de plenos del Ayuntamiento, cuando tendrá lugar la entrega de premios de estas fallas.

13 Marzo 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional