Las mujeres han sido las más activas defensoras de la paz en los distintos conflictos bélicos

Las mujeres han sido las más activas defensoras de la paz en los distintos conflictos bélicos

Más de un centenar de personas, entre ellas sólo cuatro hombres, llenaron la sala de exposiciones del Espai Social La Barraca, donde el martes 4 de marzo Arantxa Alonso impartió una impactante conferencia sobre ‘El papel de la mujer en los conflictos bélicos’, acompañada de la concejal de la mujer, Dolores Sánchez, y de la jefa del Área de Bienestar Social, Teresa Román. Este segundo acto de la Semana de la Mujer permitió a las asistentes conocer en profundidad la manipulación a que se ha visto reducida la presencia de la mujer en la mayor parte de los conflictos bélicos del siglo pasado, desde la guerra civil española al conflicto de Yugoslavia, pasando por la guerra popular de Chiapas, Afganistán, Irak... ‘En España la mujer fue utilizada como reclamo para la milicia’ –explicó Arantxa Alonso– ‘pero una vez se consiguieron suficientes soldados, se la consideraba de sobra, por ello empezó a asociarse la imagen de la miliciana a la de la prostituta y la transmisora de enfermedades, por la que se la obligó a permanecer en un segundo plano, en la retaguardia’. Esta actitud, común a muchos otros conflictos bélicos, ha encontrado en los últimos años un inesperado giro, sobre todo a partir del conflicto de Yugoslavia, donde ellas eran las máximas defensoras del no a la guerra, independientemente de su etnia y, por primera vez, hicieron públicas las denuncias por las violaciones llevadas a cabo por los soldados masculinos de ambos bandos. Pero es en Chiapas, un conflicto que ya lleva nueve años sin resolverse, donde la mujer ha alcanzado su máximo papel, ya que ‘la mujer se ha ganado la igualdad a pulso, en una sociedad históricamente machista donde era tratada peor que un animal’ –recuerda Arantxa– ‘aunque la presencia de dos mujeres en el comité de diez personas que inició la guerra popular le ha permitido luchar por la ley revolucionaria de las mujeres, mediante la que reclaman logros tan importantes como las clínicas para poder parir, escuelas para niños o molinos para moler su principal alimento, el maíz. Cosas que quizá a nosotros nos parezcan poco trascendentales pero hasta hoy no existían entre los indígenas de la zona de Chiapas’. Para la mayor parte de las asistentes lo más sorprendente fue comprobar las injusticias que se siguen cometiendo, hoy en día, en cuanto a la igualdad de sexos y más en los países en vías de desarrollo, por lo que en el coloquio final muchos coincidieron en la importancia de todo tipo de celebraciones, como la Semana de la Mujer, que ayuden a lograr una efectiva igualdad de géneros en todo el mundo.

10 Marzo 2003
FaceBook  Twitter  

Información Adicional