La última generación de festeros «millennials», ilusionados ante 2020

El sábado 1 de febrero fue la presentación de invierno de los festeros de la Virgen al Pie de la Cruz, un acto que, entre familiares, amigos y conocidos, atrajo la presencia de cientos de vecinos de la localidad decididos a conocer a sus nuevos representantes infantiles, jóvenes, casados y de la tercera edad. Todo, bajo la responsabilidad de «hacer la fiesta» en un año muy especial repleto de aniversarios importantes.

Once parejas nacidas de dos grupos de amigos diferentes componen el grupo de festeros jóvenes de la Virgen al Pie de la Cruz. Nacidos en el año 2000 la mayoría de ellos, este grupo de millennials por fin se ha dado a conocer tras más un año de trabajo detrás de las cámaras: reuniones, venta de cartones y lotería, servicio de barra en multitud de eventos…

Por fin han decidido que ya está bien de -solo- trabajar y que les toca empezar a disfrutar de aquello por lo que tanto se están esforzando: las Fiestas Populares y Patronales de la Virgen al Pie de la Cruz.

En realidad, más que decidirlo, es que les corresponde, y además lo hacen con la ilusión de «hacer la fiesta» en un año muy especial. «Nos ha coincidido con múltiples aniversarios, como el cincuentenario de la coronación de la Patrona, el 450 aniversario del descubrimiento de su imagen en el Cabeçol...», explica Alberto Martí, responsable de la tesorería: «Todo esto es muy especial para nosotros».

Los jóvenes aseguran estar muy unidos y aprovechar cualquier excusa para hacer planes juntos. «Si hay un acto aprovechamos después para almorzar, vamos al toro, a la bolera...», explica Carlos Esteve, que gestiona las relaciones con el Ayuntamiento.

«¡Y un día fuimos a saltar a un local de colchonetas!», añade la festera Marina Catalá entre risas, que al parecer le gustó la experiencia. Y también Halloween, Nochevieja, escapada a Calpe… Son muchos los planes que hasta el momento han hecho, «y lo que nos queda todavía», apunta la joven, asegurando que todos hacen «mucha piña».

Hasta el momento no han parado: atención en barras durante las fiestas de 2019, organización de fiestas remember, misas, la cabalgata de Reyes, presentación de invierno…

Los domingos, además, son días de reunión, «porque todos podemos», explica Claudia Gimeno, que añade que «normalmente algún otro día entre semana también nos juntamos». Ella y David Almela, como caps, son los encargados de supervisar todas las «delegaciones de trabajo», como ellos lo llaman: Ayuntamiento, cofradía, tesorería, cenas, lotería… Cada festero pertenece a, al menos, una de ellas, «aunque hay quien está en todo porque es un poco farol...», destaca Carlos Esteve sonriendo y mirando de reojo a alguno de los presentes en la reunión.

De momento, aseguran haber cerrado algunos actos de cara a las próximas fiestas patronales, aunque todavía no se pueden contar. Eso sí, están intentando que este año sean «para todo el mundo», apunta Gimeno, «porque normalmente se centran sobre todo en la juventud, pero vamos a enfocarlas a todos los públicos», asegura: «y por supuesto también a la juventud».

Sobre todo, aprovechando que tienen contacto directo con los festeros casados y mayores, «que también tienen muchas ganas de trabajar y hacer cosas», explica Alberto.

En definitiva y fuera de toda novedad, este grupo de jóvenes amigos están deseando que llegue su momento. «Estamos trabajando todo el año, y cuando llegue la fiesta pasaremos de trabajar a disfrutar, y también a lucirse un poco», destaca Esteve, eso sí, «sabiendo será solo unos días y que, cuando pasen, nos dará pena que todo termine».

Informa: Irene Mollá Fotos: Sabín

066-festeros-2020-4

07 Febrero 2020
FaceBook  Twitter  

Información Adicional