Dieciséis atletas del Club Atletismo Puçol en la maratón popular de Valencia

Dieciséis atletas del Club Atletismo Puçol en la maratón popular de Valencia

11 Marzo 2005

El pasado día 20 de febrero se celebró la XXV MARATÓN POPULAR DE VALENCIA, cita a la que como viene siendo habitual, acudió el Club de Atletismo Puçol, con un total de dieciséis atletas.''Es un número importante'' -señala el presidente, Francisco Sanchis-, ''dado que la preparación de dicho evento requiere una preparación un tanto especifica, ya que no se trata de una volta a peu''.

Hay que destacar también la participación de una docena de vecinos de nuestra localidad que tuvieron, sin duda, una actuación excelente... ''y ello sin estar asociados a nuestro club, por lo que desde esta página animo a tod@s a formar parte de un proyecto común, como es el club local de atletismo'', concluye el presidente.

En esta edición la organización modificó el trazado, quedando los últimos seis kilómetros dentro del cauce del río Turia, modificación que fue recibida con división de opiniones, aunque en general fue bien acogida: ''me gustó mucho esa parte de la prueba, excepto el tramo de adoquín'', explica el atleta local Paco Ramírez, para quien ésta fue su primera maratón.

Hay que destacar que la inscripción total para esta prueba fue de 3.500 personas, de las cuales finalizaron el recorrido 3.061.


El colorido final lo dieron familiares y amigos de los participantes del club local, quienes estaban ubicados en el kilómetro 42 y desde allí dieron muestras de ánimo y aliento a todos y cada uno de los participantes de la población. Una bella muestra de compañerismo: que cunda el ejemplo.

Y aunque en estos eventos populares lo importantes es participar, para los atletas también es importante su tiempo y posición. Éste fue el orden de llegada a meta de los miembros del club: José Miguel Durá Ferrandis (02:39:54), Vicente Piñol Serra (02:55:54), Enrique Catalá Alpuente (02:55:55), José Antonio Muñoz Vizquert (02:58:08), Francisco M. Calvo Navarro (03:07:14), Enrique Soriano Alcácer (03:17:20), Valentín Gómez-Pimpollo (03:20:11), Fernando García Cabot (03:20:14), Juan Fco. García Sebastiá (03:24:40), Fernando Gastaldo Lázaro (03:30:39), Enrique Llácer Daros (03:34:56), Paco Ramírez Rodríguez (03:43:45), Josep Alpuente Sanchis (03:50:16), Jesús A. Carcelen Oliver (03:57:19) y Juan Soriano Bayarri (04:26:20). 

 

El Club Atletismo Puçol consolida la 'Volta a peu' como una cita imprescindible

El Club Atletismo Puçol consolida la 'Volta a peu' como una cita imprescindible

30 Octubre 2004

El Club Atletismo Puçol continúa dando muestras de una envidiable salud. Tras un verano iniciado con incertidumbres por el futuro de la Volta a peu -que no iba a celebrarse por problemas económicos durante las fiestas de septiembre-, el campeonato de España conseguido por Marta Gimeno fue el punto de inflexión para que las cosas comenzaran a salir mejor... y finalmente no sólo hubo Volta a peu, sino que fue la más brillante de todas cuantas se han celebrado hasta ahora.

''Llegar a los noventa trofeos ya era algo que se había conseguido antes'' -explica el presidente del club, Francisco Sanchis-, ''pero tener masajistas para atender antes y después de la prueba, matricular gratuitamente a los primeros clasificados locales en la Escuela Municipal de Atletismo o regalar cursos de Internet son novedades que nunca antes se habían visto en la población''.

Aunque las novedades no acaban ahí, hubo otras muy suculentas (como un jamón otorgado por Radio Car 2000 al primer corredor local en cruzar la línea de meta tras el primer kilómetro), más festivas (el sorteo de dos bicicletas cedidas por el Centro de Estudios Aya y la revista Bous al carrer), más en la onda (10 suscripciones de un año y 5 DVDs de Bous al carrer) y, cómo no, más jugosas (el reparto de melón y fruta en meta, las camisetas para todos los corredores y la habitual bolsa de viandas para los participantes).


Lo que no pudo prever la organización es que la lluvia aguara buena parte de la fiesta: hubo que acelerar las carreras y entregas de premios aprovechando los pequeños descansos que ofrecía la lluvia entre chaparrón y chaparrón.

''Pero ahí estaban los corredores, desde los más pequeños acompañados por sus padres hasta los más veteranos'' -continúa explicando orgulloso el presidente-, ''eso demuestra que el espíritu deportivo puede muchas veces más que incluso la propia climatología y la prueba acabó siendo un éxito de participación y, bajo nuestro punto de vista, también de organización''.

 

Andarines: cuando el atletismo y el turismo caminan de la mano

Andarines: cuando el atletismo y el turismo caminan de la mano

24 Noviembre 2003

Hace siete años se fundó el Club Atletismo Puçol. Pero no todos buscaban las carreras, los premios y el esfuerzo extremo. Dentro del club había otros que preferían, sencillamente, caminar por la montaña. Poco a poco fueron organizando unas primeras excursiones. Al año siguiente quedaba fundada oficialmente una nueva sección dentro del club: los andarines.

''A mí me gusta correr y participo en distintas carreras a lo largo del año'' -explica Joan Batiste Barres, el actual encargado de los andarines-, ''pero prefiero pasar el domingo con mi mujer y mi hijo. Resulta muy agradable, después de una semana de trabajo, compartir una jornada juntos. Además, como no paramos de andar por la montaña, al final te encuentras físicamente muy bien''.

Una filosofía sencilla: aunar el deporte y el turismo por la montaña y, si puede ser en familia, mejor que mejor. Esos son los andarines, un grupo que varía en función de la escapada de cada fin de semana, pero que siempre cuentan al menos con una veintena de participantes. La última excursión fue el pasado 2 de noviembre a Serra: acudieron veinticinco andarines.

Cada mes planean una salida, siempre a un lugar ya conocido: ''uno de nuestros socios, que ya ha estado en el lugar, es quien dirige al grupo y sabe el grado de dificultad que ofrece la excursión. Así avisamos a todos para que sepan qué deben llevar''.

Y es que lo que ''debe llevar'' es sumamente importante. Pasar seis o siete horas andando por la montaña exige una meticulosa preparación: la mochila, el agua y la comida son elementos fundamentales, pero también la gorra, los guantes, las botas cómodas y, ahora en invierno, un chubasquero por si acaso. ''Llevar todo esto es tarea tuya, cada uno transporta lo suyo, por tanto pasear por la montaña también es algo duro, por eso elegimos itinerarios ya conocidos por algún socio, para saber siempre lo que nos espera''.

Aunque realmente si alguien le apetece hacerse socio del club y unirse a los andarines ni se imagina lo que le espera. Dos ejemplos. En verano, que es la época con menos participantes por las vacaciones, los andarines aguzan el ingenio con propuestas tan sabrosas como la excursión nocturna por el Monte Picayo, siempre en noche de luna llena y con unas vistas de la costa y las ciudades que ''quienes no las han visto ni se la imaginan''.

Y otro ejemplo, también en verano: una excursión por un río de Teruel, y al decir por el río queremos decir exactamente eso: casi todo el trayecto con el agua a la altura de los tobillos, aunque en algunos tramos puede subir más arriba de la cintura ''y como el trayecto es una hoz enorme, después de seis horas de andar por el agua acabamos prácticamente en el punto de inicio, donde habíamos dejado los coches por la mañana''.

Ahora que conocemos la existencia de los andarines, ya no nos quedan excusas: si no hacemos deporte es, sencillamente, porque no queremos.

Información Adicional