La gimnasia rítmica triunfa también en verano

La gimnasia rítmica triunfa también en verano

Un total de 23 niñas se han apuntado a las clases de gimnasia rítmica en el mes de julio. Unas han descubierto este deporte ahora, otras en cambio pertenecen a otros clubs que cierran durante el verano, pero todas ellas son aprendices, jóvenes promesas que sueñan con un día convertirse en grandes gimnastas. Y como eso no es nada fácil hay que entrenar también en verano. 

Estamos en pleno mes de julio, muchos días incluso se superan los 30 grados y la verdad no apetece demasiado hacer ejercicio… En el club de gimnasia rítmica de Puçol lo saben bien, y como no han querido renunciar a hacer deporte ni siquiera en verano han decidido adaptarse a las circunstancias. De modo que ofrecen a sus alumnas prácticas más refrescantes que difieren bastante de lo puramente gimnástico pero que no pierden su esencia.

Es un campus para pasarlo bien. Las niñas tocan todos los aparatos: aros, pelota, cuerda, mazas, cinta… Además hacemos talleres de diseño de maillots…” afirma Nuria Margaix, una de las monitoras. “También hicimos un taller para enseñarlas a maquillarse en competiciones de rítmica… además vamos a la piscina y hacemos otras actividades como la batucada que no son puramente gimnasia rítmica pero son divertidas” añade María Pilar Sangil, la otra entrenadora.

No es la primera vez que se hace este campus de gimnasia rítmica en verano, ya lleva algunos años pues este deporte es muy popular entre las jóvenes e incluso se apuntan niñas de otros municipios: “Los primeros años se apuntaban en verano sobre todo niñas de aquí de Puçol, pero ahora se matriculan chicas de otros clubs que cierran en verano” reconoce María Pilar Sangil.

Este es el caso de Carla una niña de 13 años que adora este deporte. Pertenece al club de gimnasia de Alboraya, pero como ha cerrado en verano Carla ha convencido a sus padres para que la traigan a Puçol porque no quiere dejar de lado ni un minuto su deporte favorito. “He competido alguna vez en la categoría de escolares. La gimnasia me encanta porque es una mezcla de baile y flexibilidad… y no quiero dejarla en verano porque quiero seguir mejorando” concluye Carla Pérez.

En cambio hay niñas como María Romero que nunca habían hecho gimnasia rítmica y la han descubierto este verano. María tiene solo 6 años, una edad perfecta para iniciarse en este deporte, además, en este campus de verano las monitoras les dan la oportunidad de probar con todos los aparatos, ¡así cómo no les va a gustar la gimnasia rítmica!: “Yo nunca había hecho gimnasia y me gusta mucho hacer los ejercicios, me divierto mucho sobre todo con la pelota, es el aparato que más me gusta”, afirma esta jovencísima gimnasta.

Este campus de verano comenzó el cinco de julio, desde entonces las niñas han disfrutado de un sinfín de actividades y también, como no, de su deporte favorito, de la gimnasia rítmica. Están aprendiendo de las mejores, así que tal vez dentro de unos años estas jóvenes gimnastas consigan estar en la élite de la competición como lo estuvieron un día sus monitoras Mapi y Nuria, ambas veteranas y un día campeonas de la Comunidad Valenciana en distintas modalidades. Pero hasta que eso llegue estas pequeñas gimnastas tienen que aprender mucho y entrenar aunque haga calor aprovechando que en Puçol la gimnasia rítmica triunfa también en verano.

Informa: Cristina Soriano

Las niñas del campus de verano se divierten con la batucada

Más fotos de la noticia 

28 Julio 2010
FaceBook  Twitter  

Información Adicional