Tripuçol fija su mirada en la Primera División Nacional con objetivos de permanencia y ascenso

Nadar, bici, correr. Estas son las tres disciplinas que componen el triatlón y que los integrantes del Club Tripuçol entrenan a diario para mantenerse en lo más alto de su deporte a nivel autonómico. Aunque la Covid-19 ha truncado los objetivos de esta temporada, los tripus ya tienen la mirada fijada en la próxima, y lo hacen con unos objetivos —si cabe— más exigentes: mantenerse en la Primera División Nacional y lograr el ascenso del femenino.

estas alturas del año, los triatletas de Puçol deberían encontrarse en plena temporada luchando para obtener la máxima puntuación posible en cada jornada y preparándose para las competiciones nacionales. Y ya estaban en ello. De hecho, con unas posiciones brillantes en las dos únicas competiciones disputadas, los tripus se acercaban al que era su propósito para 2020: ganar la liga autonómica.

«Habíamos empezado muy bien porque los duatlones no son nuestro punto fuerte, ya que tenemos más gente nadadora que corredora», explica Carlos Boví, triatleta y entrenador del club. Y aun sin ser su fuerte, no les estaba yendo nada mal: dos platas en el Duatlón de Villanueva de Castellón —tanto para el equipo masculino como para el femenino—.

A esto que se sumaban unos resultados brillantes en la segunda y última competición disputada, el 7 de marzo en Ontinyent: «Los chicos quedamos en primera posición, peleando con el Club Triatlón Huracán, y las chicas segundas», por detrás del CEA Bétera Triatlón, que «tiene un equipazo femenino y son de lo mejor de la Comunidad Valenciana».

Estos resultados daban al Tripuçol muy buenas perspectivas para aproximarse al objetivo de ambos equipos: ganar la liga de clubs en la Primera División Autonómica. Y sobre todo llegar con fuerza a las competiciones nacionales, «que es lo que nos da un poco de salsa en la temporada», asegura Boví.

De hecho, la meta global del club de cara a la próxima temporada era —y sigue siendo— «poder contemplar a los dos equipos, tanto al femenino como al masculino, en la Primera División Nacional». Ellos deberán pelear por la permanencia, pues ascendieron hace tres años y, de hecho, la temporada pasada lograron el puesto más alto en liga nacional de toda la historia del club. «Este año esperábamos buenos resultados, la verdad... Teníamos mucha ilusión».

Las chicas, por su parte, sí deberán pelear por ascender a la máxima categoría, tras quedarse muy, muy cerca el pasado año. «A tan solo un punto, de un total de 500 que se obtienen a lo largo de toda la liga», lamenta Carlos, con la esperanza de que este año sí lo consigan.

Las ilusiones por encontrarse ambos equipos en la Primera División Nacional van más allá de sus aspiraciones deportivas, y es que este nivel brinda una oportunidad para viajar por toda España y hacer piña. «Son viajes que hacemos todo el grupo y es una parte muy bonita de nuestro deporte, porque, aunque nos desplazamos para competir, somos como una familia que se va de vacaciones».

Todos estos deportistas componen el grupo de élite Supertripu, pero el Club Tripuçol tiene en sus filas otros muchos integrantes que disfrutan al mismo nivel nadando, pedaleando y corriendo. «Se habla mucho de la parte de élite, pero hemos intentado cuidar y mimar a los grupos Z, que tantas ganas ponen para entrenar». Se refiere al grupo de adultos, que entrena y compite a nivel popular, sin olvidar a los niños de la escuela.

259-tripuzol-febrero-1

Alejados de su entorno

Estos últimos han sufrido en gran medida el estado de alarma y el confinamiento forzado, al permanecer distanciados de sus compañeros del club y del colegio, a pesar de realizar ejercicios a través de Internet con sus entrenadores. «Intentábamos hablar muchas veces con ellos para que se animaran a contarnos su situación e intentar que todo fuera más ameno».

Pero no han sido los únicos afectados. «Nos ha perjudicado a todos», apunta Boví, pues tener que entrenar en casa con tan solo una esterilla y un rodillo es complicado para un grupo de triatletas acostumbrados a moverse por todo tipo de entornos: carretera, montaña, piscina, playa, mar, ciudad... «Y claro... La sangre de triatletas nos hierve por las venas, aunque lógicamente, por temas de salud, todo esto haya quedado paralizado un tiempo».

Pero un grupo de deportistas acostumbrados a «sufrir»ha sabido afrontar con cierta calma adversidad. «Tenemos un equipo muy fuerte, tanto a nivel físico como psicológico», algo que deben en parte al triatlón: «entrenar en deportes de resistencia no se hace muy agradable, muchas veces toca sufrir y pasar penurias... Creemos que hay una parte de masoquismo en todo esto, porque en el fondo nos gusta sufrir», bromea Carlos.

En definitiva, las sesiones de entrenamiento online dirigidas por los responsables han favorecido la estancia en casa. Siempre, tratando de evitar lesiones y con el objetivo de «perder lo mínimo posible durante el confinamiento para estar a la altura cuando volvamos a la normalidad».

La recuperación total de tales condiciones físicas no esperan lograrla hasta dentro de, como mínimo, un mes y medio o dos meses. «Pero todos partimos de una situación similar, y debemos asumir que este año se va a correr, nadar y pedalear más lento». Pero no excesivamente lento, apunta el entrenador, «porque nadie ha dejado de entrenar, aunque será cuestión de tiempo y paciencia».

Desde hace unas semanas, estos y otros deportistas locales por fin pueden pisar la calle, rodar por las carreteras y zambullirse en el mar para volver a practicar su deporte en estado puro. «Es una gozada después de tanto tiempo sin tan siquiera poder dar un paseo o trotar... Creo que ahora lo aprovechamos el triple, aunque de momento tenga que ser individual».

Y es que el sentimiento de equipo que se respira en el Tripuçol es una pieza fundamental para disfrutar de este deporte y, sobre todo, obtener buenos resultados a nivel de competición. Algo que esperan con muchas ganas para afrontar con ilusión los próximos retos, nada más ni nada menos, que enfocados hacia la Primera División Nacional.

¡Vamos, tripus!

Informa: Irene Mollá Fotos: Tripuçol

fotos face

259-tripuzol-febrero-2

22 Mayo 2020
FaceBook  Twitter  

Información Adicional