Dos inmigrantes marroquíes hablan del placer de hacer reír a los niños

Dos inmigrantes marroquíes hablan del placer de hacer reír a los niños

03 Febrero 2008

 

  

 

 

Mohammed Dhamni (Pelo) y Nourreddine Errafai (Pluma), residentes en el Centro de Acogida de Inmigrantes Laborales de Puçol, realizaron una novedosa experiencia: Pelo y Pluma, una obra de teatro, magia y humor para los alumnos del Centro de Día de Menores, que puso el cartel de ''No hay billetes'' el pasado 18 de enero. Hemos querido conocer más de cerca de estos dos inmigrantes a través de la entrevista que os ofrecemos a continuación.

*****

-En primer lugar, hablamos con Mohammed: ¿cuál es la sensación que te ha quedado después de representar la obra?

-Mohammed: La verdad, me siento como si fuera la primera vez que hago teatro.

-Pero tú ya tenías experiencia, ¿qué ha supuesto para ti volver a hacer teatro?

-Una gran oportunidad de volver a sentir la felicidad de ver reír a los niños.

-¿Por qué habías abandonado tu pasión?

-Por estar fuera de mi país, Marruecos, y no tener tiempo ni ayuda para dedicarme al teatro.

-¿Qué es lo que te ha resultado más fácil? ¿Y lo más difícil?

-Lo más fácil... hacer de payaso. Lo más difícil, hacer los trucos de magia, por la falta de sitio en el escenario.

-¿Os han pedido que la volváis a representar? Pensáis repetirla?

-Sí, si hay otra oportunidad.

-Hablemos ahora con Nourreddine, ¿qué es lo que te animó a colaborar en el proyecto?

-Me gusta jugar con los niños.

-¿Cuál es la sensación que te ha quedado después de representar la obra?

-Me ha animado a realizar más proyectos en este sentido.

-¿Con qué parte del espectáculo te sentiste más cómodo?

-Con la parte del payaso, para mí fue la más divertida.

-¿Lo que más y lo que menos te gustó de la experiencia?

-Lo que más me gustó fue ver reír a los niños. ¿Lo peor? Me hubiera gustado que el sitio fuera más grande.

-¿Te gustaría repetirlo?

-Sí, me encantaría repetir la experiencia.

 

El concurso de fotografía taurina abre la programación anual de 'Puçol, cultura de bou'

El concurso de fotografía taurina abre la programación anual de 'Puçol, cultura de bou'

25 Enero 2008

 

  

 

Las Jornadas Taurinas comenzaron sus actividades el martes 22 de enero, en el Sindicato Agrícola, donde se inauguró la exposición del tercer Concurso de Fotografía Taurina, que este año ha batido el récord de participantes y de fotografías presentadas: un total de setenta y una.

A la inauguración de la exposición no sólo acudieron los veinticuatro autores de las fotografías expuestas, sino que estuvieron acompañados por más de un centenar de aficionados a los toros y a la fotografía que pudieron contemplar cómo este año la participación ha crecido espectacularmente: de las 44 fotos de 2007 se ha pasado a 71 en este 2008.

Este dato fue el que utilizó el concejal de Festejos Taurinos, Chimo Galcerá, para destacar ''lo importante que es la participación en las actividades que estamos organizando bajo esa marca que ya todos tienen como propia: Puçol, cultura de bou''.

Además, la presencia de ocho cabezas de toro decorando el salón de actos del Sindicato Agrícola daba al evento un aire taurino especial.

Aunque también en el ambiente flotaba un cierto afán reivindicativo. La anunciada moción de reprobación al actual alcalde, que será debatida en el próximo pleno municipal, está directamente relacionada con la realización de un acto taurino: el toro de Sant Antoni, que se celebró en el casco antiguo de la población el 12 de enero, después de casi treinta años olvidado.

Por ello, las palabras del presentador del acto, Salvador Almenara Marsaga, fueron encaminadas a hacer un llamamiento de defensa de la cultura ''en todas sus manifestaciones, y tanto el toro como la fotografía son ejemplos de esa cultura que es nuestra, de todo el pueblo''.

Tras la entrega de diplomas a los 24 autores de las fotografías expuestas y una foto final de todos juntos, fue el alcalde, Mariano Sanchis, el encargado de inaugurar oficialmente la exposición.

También en sus palabras hubo una alusión a la actualidad de la población, tendiendo una mano para que todos apoyen ''este tipo de actividades que son un ejemplo de participación, no sólo por las fotos, sino por la presencia de más de un centenar de vecinos en la inauguración de una exposición''.

La jornada acabó con un vino de honor, pero la exposición continúa abierta todas las tardes, de 18 a 20 horas, hasta que finalicen las Jornadas Taurinas, el próximo 1 de febrero, con una cena en la que se darán a conocer a los ganadores de esta tercera edición del Concurso de Fotografía Taurina Vila de Puçol.

 

Información Adicional