Puçol ya tiene jóvenes monitores para la Escola d’Estiu

La Escola d’Estiu municipal será donde dos grupos de estudiantes provenientes de los ciclos formativos de Educación Infantil e Integración Social del instituto de Puçol pondrán a prueba lo aprendido. El par de iniciativas presentadas por Andressa Batista, José Manuel Asensio, Camila Torres, Gemma Benlloch, Carolina Torres y Óscar Sanchis, tres de la primera especialización y tres más de la segunda, ganaron el concurso convocado por el Ayuntamiento que les permitirá percibir una beca mientras ejercen como monitores de la escuela durante julio.

Como todos los años, se han ofrecido 6 becas de 600 euros en el convenio del Ayuntamiento con el instituto para que el alumnado de los ciclos formativos pueda poner a prueba sus habilidades. Los grupos de jóvenes que solicitaron su participación tuvieron que presentar un proyecto expositivo en el que justificaban el diseño de sus actividades, que debían tener en cuenta el contexto de la Escola d’Estiu. No es la primera vez que trabajan con niños y niñas, ya que muchos de ellos han cursado un ciclo superior o han tenido experiencia previa en campamentos.

El proyecto del grupo elegido de Educación Infantil, que ha diseñado una sesión de una hora, «consta de tres espacios: nosotros dirigimos a los niños, de entre 3 y 4 años, a los emplazamientos, donde actúan libremente. Las actividades consisten en un camino sensorial con los pies, pintar con diferentes partes del cuerpo y, también, pintar a través de un film», explican sus miembros.

En este último caso, «los pequeños se dividen en dos grupos; uno pinta situado en la parte superior y, el otro, se coloca debajo y ven cómo realizan los trazos. Después, se intercambian las posiciones».

El grupo seleccionado de Integración Social pensó en «hacer una gincana dirigida a niños de entre 8 y 10 años», describen sus integrantes. «Hemos diseñado 6 actividades diferentes para realizar en el patio, planteamos un juego detrás de otro. En el caso de que hubiera muchos niños, tuvimos en cuenta la alternativa de efectuarlos a la vez. En cada fase de la gincana se obtienen puntos, y se hace una guerra de agua al final, como recompensa».

Durante el curso, estuvieron llevando a cabo otros proyectos y exámenes mientras elaboraban sus programas. La concejal de Educación, Mery Cortell, ha felicitado «su capacidad para sacar los proyectos adelante» entre todas sus tareas.

Por su parte, la alcaldesa Lola Sánchez ha señalado la importancia de ambas especializaciones y «el reto de estar pendientes de los más pequeños, que también es una experiencia muy satisfactoria».

Del 2 al 31 de julio, los y las jóvenes podrán mejorar sus destrezas mientras viven la experiencia de la Escola d’Estiu.

Informa: Nicolás D’Opazo | Fotos: Sabín

fotos face

457-becarios-instituto-4

13 Junio 2018
FaceBook  Twitter  

Información Adicional