El misterio de Petra: masones, monjas y guerra civil en un campo de Puçol

El misterio de Petra superó las expectativas y con más de 120 espectadores logró llenar La Barraca y convencer a un público entregado a un tema local que, en el último año, ha aparecido en prensa, en el libro de fiestas y ahora en la XV charla del Club de Historia Puçol. Una velada muy variada que contó con película en super-8 de hace 35 años, una colección inédita de entrevistas en vídeo grabadas en 2018 y la presencia en directo de cinco ponentes… y, todo ello, con un final muy alejado de las hipótesis sobre Petra y los masones que hasta ahora se venían manejando.

En julio de 1983, una comisión investigadora del Arzobispado de Valencia, acompañada de las Madres de Desamparados, técnicos del Icona y el notario Virgilio Ruiz de Puçol, entre otros, excavaban en un campo de Puçol cercano a la montaña de La Costera y descubrían unos huesos que, un año después, el Vaticano confirmaba que pertenecían a la Madre Petra de San José, fundadora de la Congregación de las Madres de Desamparados en 1881, fallecida en 1906, enterrada en Barcelona y cuyo cuerpo se consideraba quemado al inicio de la Guerra Civil.

¿Quién enterró el cuerpo de Petra en Puçol? ¿Cómo lo hizo? ¿Por qué?

A partir de estos interrogantes, distintos protagonistas de esta historia ofrecieron información complementaria, todo ello a través de breves vídeos con entrevistas a las Madres de Desamparados de Valencia (en concreto a María del Mar Cabrera), a las Siervas de Jesús (la superiora Sagrario Abejón y sor Ana María Miranda), imágenes de los sucedido en 1983 (grabadas en super-8 y en fotografía) y material inédito grabado esta primavera para presentarlo en exclusiva en la charla.

La historia ya había aparecido publicada en junio de 2017 en el periódico Levante y poco después en la revista de las fiestas populares y patronales. El jueves 26 de abril, el Club de Historia Puçol proponía un nuevo punto de vista y una nueva forma de contarla: a través de los testimonios grabados en vídeo y también hablando en directo de Petra, hoy ya reconocida como Venerable y Beata por el Vaticano… y continúa abierto el camino para proclamarla Santa.

En el Espai Social La Barraca, junto a 120 espectadores que siguieron el montaje del puzle hasta el final, estuvieron en directo cuatro representantes de las Madres de Desamparados, entre ellas María del Mar Cabrera y la superiora Paloma; las hijas del dueño del campo donde se encontró el cuerpo, Pepa y Pilar Sebastiá, junto al yerno Paco Durbá; además, José Mª Babé como representante de los Caballeros de la Capa Española; y, por último, José Mª Esteve, que explicó la presencia de masones en Puçol a principios del siglo XX.

Coordinados por Sabín, que fue el presentador de la charla y realizador de los vídeos, junto a César Uceda y Carlos Blesa (su pericia con el dron permitió algunas imágenes aéreas espectaculares del lugar donde hoy se encuentra el monumento a Petra en Puçol), el desafío consistía en ir intercalando declaraciones, imágenes y, finalmente, plantear una teoría nueva sobre quién, cómo y por qué decidió extraer el cuerpo de Petra del Santuario de San José de la Montaña en Barcelona, para enterrarlo en el campito de Puçol el 23 de julio de 1936, al inicio de la Guerra Civil.

Y la investigación realizada hasta ahora apunta a José Cano Coloma, alcalde de la ciudad de Valencia en 1936 y 1937, cuando se convirtió en la capital de la República y también en el lugar idóneo para esconder algunos tesoros del Museo del Prado de Madrid.

El alcalde republicano y masón Cano Coloma participó el 21 de julio de 1936 en el salvamento de la imagen de la Virgen de los Desamparados, que logró sacar de la basílica incendiada por un grupo de incontrolados y esconderla en el archivo municipal, en el propio edificio del Ayuntamiento de Valencia”, apunta el coordinador de la charla. “Probablemente esa misma noche pidió a un componente de su logia masónica, que también había colaborado en el rescate de la Virgen, que marchase a Barcelona para salvar el cuerpo de la Madre de los Desamparados, mientras él hacía gestiones para ver cómo esconderla, algo que finalmente se realizó en el campo de Puçol con ayuda de los masones que en aquella época se reunían en el Sindicato Agrícola y en el bar Picayo de la población”.

No era con un afán destructivo, pese a la fama de los masones en nuestro país, debida sobre todo a la persecución que Franco realizó contra ellos… tras haber sido rechazada su petición de entrar en una logia masónica española. Lo que nos dio Cano Coloma es una gran lección de Humanidad. Así, con mayúsculas.

Siendo alcalde, Cano Coloma salvó a un buen número de personas “de derechas” (entre ellas unas monjas y el propio Marqués de Sotelo), eso permitió que al acabar la guerra civil estas mismas personas le salvaran a él la vida… aunque estuvo en distintas prisiones desde 1939 y tuvo que huir debido a su condición de masón, por lo que nunca pudo organizar la recuperación del cuerpo de la madre Petra, algo que sí se pudo hacer con el cuerpo de la Virgen de los Desamparados al finalizar la guerra.

Un complejo puzle cuyas piezas prácticamente encajan todas… aunque la historia a veces nos sorprende y aparecen elementos nuevos. Quizá por ello el equipo sigue trabajando con familiares, descendientes y nuevos datos, esperando desvelar algún día todas las claves del misterio de Petra.

Informa: Sabín | Fotos: Sergio Maestro y Marc Caballer

fotos face

275-el-misterio-de-petra-1

09 Mayo 2018
FaceBook  Twitter  

Información Adicional