Alumnos de jardinería y de ADIS aprenden al aire libre, pese a los molestos mosquitos

Alumnos de jardinería y de ADIS aprenden al aire libre, pese a los molestos mosquitos

La última salida oficial del curso de los alumnos del PCPI (Programa de Cualificación Profesional Inicial) de Jardinería fue al Centro de Educación Ambiental de la Comunidad Valenciana. Como en muchas de las actividades que han realizado este año, les acompañaron algunos compañeros de la Asociación de Discapacitados (ADIS). 

Tras trabajar desde el pasado mes de septiembre en el mantenimiento del Parque Ribelles y colaborar con ADIS en la reforestación de algunas zonas del Paraje Natural La Costera, los alumnos del PCPI de Jardinería despidieron sus excursiones de este curso con una visita guiada al Centro de Educación Ambiental situado en Sagunto, aunque muy cerca del término municipal de Puçol.

Para ellos fue una gozada, porque significaba salir de la rutina diaria”, explica la concejal de Educación, Estrella Carcasona. “Además, pudieron disfrutar de distintos entornos con sus respectivos tipos de plantas, lo que encaja con la formación que han recibido a lo largo del curso”.

Pero no sólo de ver plantas viven estos jóvenes y más en los tiempos que vivimos, así que los alumnos de ambos colectivos también recibieron clases prácticas sobre cómo ahorrar energía: desde el uso de bombillas de bajo consumo a la separación de los residuos para su reciclaje, pasando por la recogida selectiva de aceite y, en general, todos aquellos consejos que nos ayudan a cuidar el entorno.

De todas formas, lo que más les impactó fue el trabajo que se puede realizar con energías renovables”, asegura Enrique Donate, concejal de Medio Ambiente que también acompañó a los alumnos y monitores en la excursión. “Desde calentar agua hasta hacer funcionar hornos o mantener la temperatura adecuada en una piscina, el trabajo con las parabólicas orientables fue, con diferencia, lo más espectacular para todos los asistentes”.

Bueno, para todos no, porque hubo unos invitados especiales, con los que nadie contaba y que también se convirtieron en “protagonistas” de la jornada: pasar una mañana junto a un acuífero como la Marjal dels moros conlleva, sobre todo en primavera, la presencia continuada de los mosquitos… unos inquilinos molestos, pero lógicos si lo que queremos es movernos en un paisaje tan atractivo para los jóvenes alumnos como para los propios insectos.

El único problema fueron los mosquitos

21 Junio 2010
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional