Sergio Gadea y el Motoclub Puçol siguen creando escuela... a toda velocidad

Sergio Gadea y el Motoclub Puçol siguen creando escuela... a toda velocidad

.

Sergio Gadea no está solo. El piloto de motociclismo más importante de la historia de Puçol cuenta con el Motoclub Puçol, una plataforma que no sólo le sirve de apoyo en el día a día, sino que le ha permitido crear escuela, como quedó demostrado en la entrega de premios que cada año realizan al terminar la temporada.

 

El sábado 29 de noviembre, en el Restaurante La Casota, se reunían en torno a un centenar de vecinos amigos de las motos en todas sus vertientes: eran los miembros del Motoclub Puçol que, por tercer año, se reunían para poner punto final a una temporada agridulce en lo deportivo, aunque para ellos lo importante es disfrutar con su pasión y seguir creando escuela.

Sergio Gadea comenzó este año el Mundial de 125 cc con una sensación agridulce: se rompió la clavícula en los entrenamientos; sin embargo, fue capaz de ganar el Gran Premio de Qatar. Una doble sensación que se ha mantenido a lo largo de la temporada, donde no ha vuelto a conseguir un primer puesto... aunque tampoco se han repetido las lesiones.

Tener un corredor de nivel mundial tenía que crear escuela y así sucedió con su peña, que pronto se convirtió en el Motoclub Puçol, para servir de apoyo no sólo a su más ilustre motorista, sino también a todos aquellos que quieren seguir su estela.

Y vaya si la están siguiendo: esta temporada ya son cuatro las estrellas del Motoclub Puçol. Además de Gadea, Puçol ya cuenta con el joven de diez años Álex Portella, que corre en las categorías de mini-moto y mini-GP; tras él, Álex Escrich que, con sólo cuatro años, ya sabe lo que es subirse a una moto y competir; por último, Edu Rodríguez ha pasado en apenas un año de ser un perfecto desconocido a convertirse en una referencia entre los malabaristas de las dos ruedas que se exhiben durante los campeonatos más prestigiosos.

Los cuatro estuvieron en la cena de despedida de la temporada el pasado 29 de noviembre. Era una cena y un homenaje a su trayectoria. Un reconocimiento de sus seguidores y un agradecimiento por estar siempre ahí, tan cercanos.

Fue, ante todo, una fiesta de los moteros y motoristas de Puçol. Hubo vídeos, juegos, concursos, regalos y, por supuesto, unión, porque la unión hace la fuerza.

Y, como siempre sucede en estos encuentros, también se sortearon algunos materiales promocionales, incluido el mono que Sergio Gadea ha utilizado esta temporada. Para conseguirlo, los concursantes tuvieron que superar una dura prueba, aunque todo es asumido con sentido del humor si uno puede conseguir la prenda favorita de su ídolo.

Con despedidas de año así, no es extraño que el Motoclub Puçol siga aumentando el número de socios y que sus estrellas sigan creciendo... a toda velocidad.

 

08 Diciembre 2008
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional