La calle Albéniz ya no se inunda

La calle Albéniz ya no se inunda

Construir nuevos imbornales, habilitar el riego por goteo, arreglar aceras y cambiar la arena morterenca de la zona central han sido las cuatro actuaciones llevadas a cabo por la Brigada municipal de obras y servicios en la calle Albéniz. El proyecto forma parte de los trabajos cotidianos de mantenimiento que realiza la brigada en toda la población.

 

Si hay un grupo de trabajo cuya labor pasa desapercibida muchas veces ése es sin duda la Brigada municipal de obras y servicios.

Son conocidos por ser los hombres y mujeres a la sombra de las fiestas, de los toros y de cualquier acontecimiento deportivo que implique montar y desmontar vallas, andamios, señalización, escenarios o cualquier otra alteración del aspecto habitual en las calles de la población.

Pero si su labor en esos casos es conocida, porque llegan antes de cualquier acontecimiento y se marchan mucho después, no lo es tanto su tarea cotidiana para mantener las calles, plazas y jardines en perfecto estado.

Un ejemplo de esa labor diaria son los trabajos que comenzaron a mediados de noviembre en la calle Albéniz y que han finalizado poco antes del puente de la Constitución.

"La calle carecía de imbornales en el centro y, al ser una calle peatonal, cuando llovía mucho se inundaba, de ahí que hayamos construido los imbornales en el cruce para evacuar el agua", explica Manuel Reyes, el encargado de la brigada. "Y ya puestos a intervenir en esta zona, también hemos rediseñado el sistema de riego por goteo, hemos arreglado unas aceras y se ha sustituido la arena morterenca antigua por una nueva".

Sustituir la arena morterenca, esa arena compactada tan habitual en las plazas y jardines, es una de las tareas más habituales de la brigada. Para la calle Albéniz se han utilizado 24 metros cúbicos de fina arena que dan a la zona un aspecto como nuevo. "La arena morterenca es ideal para zonas de juego y de paseo, pero se degrada con el paso del tiempo y hay que sustituirla cada seis o siete años", aclara el encargado.

La reparación de aceras en calles peatonales, debido al sobrepeso de los vehículos que circulan por ellas también es otra de las actuaciones cotidianas que, además, se realizan prácticamente sin coste para las arcas municipales.

"Debemos reconocer que la brigada es uno de los colectivos más necesarios en el día a día de este ayuntamiento", reconoce el concejal de Urbanismo, Juan Enrique Claramunt."Gran parte de sus actuaciones se basan en comprar el material preciso y ellos se ocupan del trabajo. Así están manteniendo día a día plazas, jardines, calles, aceras... La suya es una labor digna de elogio, lo que sucede es que en ocasiones pasa desapercibida para los vecinos".

Aunque no para todos. Desde principios de diciembre para los vecinos de la calle Albéniz, que han visto cómo trabajaban remodelando su entorno, la labor de la brigada no puede pasar desapercibida: sobre todo ahora que llegan las lluvias y pueden comprobar que su calle ya no se inunda.

 

07 Diciembre 2008
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional