Desde el 8 de marzo, todas las aulas del instituto tienen nombre de mujer

Del 1 al 5 de marzo, el instituto exhibió el trabajo realizado entre alumnado y profesorado para elegir aquellos personajes que mejor encajan con cada aula del centro: una documentación que a partir del día 8 está en la puerta de cada clase y ese es su nuevo nombre. Una forma original de recordar, cada día, la importancia de la mujer en todos los ámbitos de la vida: arte, investigación, historia, ciencia... y eso que algunas eran secretas o estaban ocultas.

¿Cómo podemos celebrar el 8-M si no podemos celebrarlo? Buena pregunta para la que han encontrado una respuesta aún mejor en el IES Puçol. Celebrarlo todos los días del curso, cuando entras a clase y descubres que tu aula tiene un nombre especial.

«Ha sido una iniciativa del equipo de Convivencia, Igualdad y Mediación, que se suma a otras actividades que venimos realizando, como las charlas sobre lenguaje no sexista y actividades formativas dirigidas al alumnado y organizadas en colaboración con el Ayuntamiento de Puçol», explica la profesora Elena McElroy.

Visitar la exposición de carteles, todos diseñados por el alumnado, supone un recorrido por la presencia de la mujer en todos los ámbitos imaginables, con nombres que van desde los habituales, hasta auténticas rarezas.

Porque cada departamento ha sido el encargado de proponer la «denominación de origen» vinculada a sus materias, para que haya una relación entre cada aula y lo que en ella se imparte.

Recorriendo los pasillos por los que se mueven los 940 alumnos el IES Puçol podemos encontrar clásicos como sor Isabel de Villena, Jane Austen, las hermanas Bronté, Matilde Salvador, María Moliner, María Vallejo Nájera o Mary Shelley.

Pero también, en el capítulo de los poco habituales, aparecen nombres como la diosa griega Atenea, la matemática pitagórica Téano, Víctor Catalá (en realidad el pseudónimo de Caterina Albert) o la autora J. K. Rowling (autora de la saga Harry Potter).

Aunque dos nombres se llevan la palma en cuanto a «misterio»: las Figuras Ocultas (compuestas por tres científicas afroamericanas de la NASA: Katherine Johnson, Dorothy Vaughn y Mary Jack) y las no menos enigmáticas Top Secret Rosies (seis programadoras informáticas que trabajaron en el ejército norteamericano en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial).

Un pequeño cambio que demuestra el trabajo cotidiano —a veces tan poco visible como las Top Secret Rosies— que se realiza en el centro y que se orienta a atender a todos los alumnos.

Aunque hoy en día no todos acuden al mismo tiempo a clase, por el coronavirus, algo en lo que continúan trabajando para mejorar la situación, como explica Santi Roca, su director: «aprovechando que se van de prácticas las alumnas de ciclos formativos hemos habilitado dos aulas para que también los de 2º de ESO vengan al instituto de forma presencial todos los días, porque hasta ahora lo hacían de forma alternativa, como también lo hacen los de 3º y 4º de ESO y los de 1º de Bachillerato».

Para algunos, la novedad en marzo no ha sido volver a clase, sino descubrir que ya no van a 1ºA o 2ºC, sino que comparten aula con diosas, figuras ocultas o agentes secretos.

Informa y fotos: Sabín

fotos face082-mujeres-en-aulas-2

11 Marzo 2021
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional