Artículo de VOX del mes de diciembre: “Lío en el salón”

Este es el artículo de VOX de diciembre, titulado Lío en el salón. Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

Como imagino en qué línea puede ir alguno de los artículos de este mes, adelanto la contestación para aclarar cualquier manipulación intencionada que fueran a mostrar los progres, acomplejados y temerosos: Vox está totalmente en contra de cualquier tipo de violencia hacia las mujeres, lo demás son mentiras y más mentiras.

Este mes, que es el de la cordialidad por el tema de Navidad, quiero escribir sobre lo que yo tengo entendido en el respeto en la política local. Creo firmemente que un pleno del ayuntamiento representa la voluntad de los casi 20.000 habitantes de Puçol, y de ellos a los casi 1.800 vecinos que votaron a VOX el pasado 10 de noviembre, a los que se debe respetar y no se puede consentir de ninguna manera que un representante del pueblo, por muchas ideas diferentes que tenga, los insulte con adjetivos como «fascistas» en un argumento disfrazado de ruego que nunca se debió permitir, o al menos reprobarse en ese momento.

Por supuesto, le reconozco la inmensa labor que realiza quien conduce nuestro pueblo, pero a mi parecer y reconociendo mi inexperiencia en la política municipal, opino que hay temas que se deben atajar con dialogo antes que salgan a un foro público, ya que la palabra con predisposición es la mejor arma para los problemas de este mundo, impedir siempre con todas las posibilidades antes de que se debatan públicamente para evitar problemas. Para eso se inventó la política.

En el mismo salón, ese mismo día, se aprobaron los presupuestos. Un éxito que se atribuye al actual gobierno al completo por un trabajo en bien de la comunidad, pero donde los tres socios del PP —Ciudadanos, PURP y VOX—, defendieron a capa y espada, y sin dar un paso atrás, que no se subieran los impuestos como el IBI. Con negociación, nuevos ajustes y tal y como reflejan nuestros programas electorales, se consiguió atrasar como mínimo una legislatura más la subida. Al final todo volvió a su cauce, gracias sobre todo a lo anterior citado, la voluntad de hacer política dialogando por el bien del pueblo y por el voto de partido.

También destacable de ese pleno fue que se aceptó una moción que a mi parecer no tenía forma ni estilo y no se cuestionaron —a pesar de nuestra disconformidad al respecto— algunos de los puntos aceptados, como el que solicitaba que se rechazcen las posturas políticas de otros partidos demócratas y constitucionalistas que no comulgan con los mismos argumentos, pero sí con el mismo fin que es condenar la violencia contra las mujeres. O la solicitud, en la comisión, de que se cambien de dicha moción las palabras género y machista, así como otro punto referido a la pancarta que se salía de la normativa vigente en el ROM.

Pese a saberlo, y pese a rogarle a los que la presentaban que la enmendaran y corrigieran esos detalles para que pudiésemos apoyarla desde este grupo, la echaron para adelante, con el beneplácito de todos, para conseguir el efecto que deseaban, utilizar este tema como ataque político. Al final fue lo que sucedió en el pleno: todos contra VOX, unos con argumentos arbitrarios de sus partidos y, otras formaciones menos constitucionalistas, con mentiras y más mentiras.

Del tema de la pancarta, mejor hoy no hablo, era un mensaje que «adulteraba» la titulación oficial del día que se reivindicaba, por lo que solicitamos que se cambiase por el título del día que de verdad se conmemora; nadie niega la evidencia, pero no se puede ocultar que es una ley que no arregla la situación.

Aunque pongan encima de la mesa todo el dinero del mundo, incluido el dinero de los ERES o el valor del oro de Moscú que nos robaron los socialistas. Esta Ley fue tachada en su día de inconstitucional y no está consiguiendo, ni va a conseguir jamás, el resultado que todos desearíamos. Por eso hay que derogarla y estudiar otros cauces y proyectos, que los hay. Pero no interesa, así dan más votos y se castiga a quienes se posicionan en contra de su funcionamiento. Pero el partido no ha acabado.

Desde este grupo transversal que es VOX, solo queremos recordar la voluntad de participar y apoyar los gobiernos de formaciones constitucionalistas —gobernando o no con ellas—, y no queremos hacerlo con las separatistas. Pero no significa que no podamos apoyar a las otras fuerzas de la oposición en los casos de mociones beneficiosas para el pueblo. Sirva esto, ya que estamos en periodo navideño y de buenos deseos, para que la oposición deje de atacar y presente cosas positivas para la población… y nos tendrán a favor.

Feliz Navidad a todos.

Una opinión de Vox

10 Diciembre 2019
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional