Artículo de Esquerra Unida del mes de marzo: “Nunca nada es lo parece (II)”

Este es el artículo de Esquerra Unida de marzo, titulado Nunca nada es lo parece (II). Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

Hay que ver con qué rapidez se han sucedido los acontecimientos en el último año. Muchos temas han quedado antiguos, por fin parecía que las izquierdas nos habíamos puesto de acuerdo para hacer algo, parecía que había esperanza de cambio. Retomamos nuestro artículo del mes de junio de año pasado para hacer balance.

La última noticia era que parecía que se iba a cerrar por fin uno de los capítulos más vergonzosos de nuestra historia, que es tener enterrados con honores, custodiados por la Iglesia, los restos de un dictador en un edificio construido y pagado todos sabemos cómo.

Pues esto no va a poder ser, lo dejamos para el 10 de junio.

Parecía que por fin se iba a derogar la contrarreforma del PP en relación a las pensiones y se iba a abrir una senda de aumentos salariales después de años de recortes en los salarios.

Pues de momento tampoco va a poder ser.

Parecía que se iban a buscar nuevas fuentes de financiación al margen de las cotizaciones laborales, implantando un impuesto sobre transacciones financieras y un impuesto extraordinario a la banca.

Esto es que de momento no va a poder ser.

Parecía que se iba a incrementar la inversión en innovación, de forma que puedan retornar investigadores jóvenes, que ahora, después de estar formados aquí, están contribuyendo al desarrollo de otros países.

Bueno, es que ha habido muy poco tiempo.

Parecía que en industria se apostaba por un cambio en el modelo productivo de forma que la industria aporte el 20% del PIB en 10 años, apostando, como no puede ser de otra manera en el Estado español, por las energías renovables. También una nueva política del agua que detenga el despoblamiento del medio rural.

¿Renovables habiendo puertas giratorias?

Parecía que era necesario implantar un ingreso mínimo vital, reducir las familias en riesgo de exclusión social, situando el salario mínimo interprofesional en 1000 € y mecanismos para la negociación colectiva, con aumentos 3% de los salarios de media anual.

Es que con esto nos cargamos la economía…

Parecía que se apostaba por la lucha contra la violencia de género, creando una ley de igualdad laboral que permita una conciliación real de la vida laboral y familiar y personal.

Ya conciliaremos la próxima legislatura si eso.

Parecía que se tenía claro blindar el estado del bienestar, con una financiación justa de las comunidades autónomas, que acabe con agravios históricos sobre todo con la Comunidad Valenciana. Y terminar con la regla de gasto que ahoga a los ayuntamientos.

Es que ahora me viene mal.

Parecía que se iba a reformar la Constitución para actualizarla a la generación actual, promoviendo la eliminación de aforamientos y la reforma de la Ley Electoral para dificultar el bipartidismo que nos ha llevado hasta aquí.

¿La Constitución? ¿Reforma? Ilusos.

Parecía que se iba a eliminar la ley mordaza para que no se encarcele a raperos por sus canciones o se cierren exposiciones.

Es que ahora que la he leído no me parece tan mala. 

Ha perdido el PSOE una serie de oportunidades para dar un giro a la izquierda de las políticas del país, y se ha quedado en el «parece». Ojo porque las derechas han perdido los complejos y temas que parecían superados están volviendo.

«Los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan».

(George Jean Nathan)

Una opinión de Esquerra Unida

04 Abril 2019
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional