Artículo de Ciudadanos del mes de enero: «Las trompetas de Jericó del Partido Popular»

Este es el artículo de Ciudadanos de enero, titulado Las trompetas de Jericó del Partido Poular. Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

Las trompetas de Jericó han empezado a sonar y en breve derribarán ese muro infranqueable que, durante muchos años, ha parecido el Partido Popular, como nos describe el Antiguo Testamento. Se creen que la irrupción de Ciudadanos, y más recientemente de Vox, es el verdadero problema, cuando tan solo es el síntoma de la enfermedad. Son el humo del caldero en el que se están cocinando a fuego.

La primera trompeta de Jericó fue la percepción por parte de la sociedad de que los «casos aislados» de corrupción tenían poco de aislados. Hace unos siglos se decía que una ardilla podía cruzar desde Gibraltar hasta los Pirineos saltando de árbol en árbol sin tocar el suelo. Pues el Partido Popular lo ha conseguido en pleno siglo XXI. Esa misma ardilla puede alcanzar los cuatro puntos cardinales de España saltando de caso en caso de corrupción, también sin tocar el suelo.

La segunda trompeta fue su nefasta gestión. Aunque nos quieran vender «herencias recibidas», la realidad es que la deuda pública del Estado ha alcanzado cifras récord durante los gobiernos del PP, y que la administración, lejos del adelgazamiento prometido, no ha hecho más que engordar y engordar, hasta alcanzar su punto máximo de ineficacia.

La tercera trompeta fue su absoluta dejadez e improvisación en el grave problema territorial que sufrimos en España. El llamado «problema catalán» tiene mucho que ver con el Partido Popular y con sus «compadreos» con lo que ellos llamaban el «nacionalismo moderado», expresión contradictoria en sus propios términos. No existen los xenófobos y los supremacistas light. Ahora se rasgan las vestiduras, cual traje de Camps, pero de aquellos polvos vienen estos barros. No pueden ser parte de la solución los que, durante tantos años, han contribuido a alimentarlo.

Y hablando de alimentación, no nos podemos olvidar de la cuarta trompeta, que es gravísima por su simbolismo, que es la reciente Operación Kitchen. Supone rizar el rizo, utilizar la corrupción dentro de las instituciones policiales para intentar ocultar la corrupción de una persona (Bárcenas) para que, mediante el robo de pruebas, no destape más casos de corrupción que afectan a la cúpula de un partido podrido por la corrupción. Cuádruple corrupción en una sola operación, lo nunca visto. Lo peor es que el mensaje que lanzan a la sociedad es que prefieren tapar la corrupción a su propia regeneración, que jamás han hecho ni tienen ninguna intención de hacer.

La hecatombe electoral les acecha. Alegarán que los ciudadanos no han sabido «entender su mensaje».

Es exactamente lo contrario. Los han comprendido perfectamente.

Una opinión de Ciudadanos

25 Enero 2019
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional