Artículo de Esquerra Unida del mes de diciembre: “Bocs”

Este es el artículo de Esquerra Unida de diciembre, titulado Bocs. Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

Ya están aquí… pues sí, nosotros que nos creíamos a salvo de fascistas, retrógrados, machistas y xenófobos nos hemos dado de narices con la realidad. Aquellos que sembraban ¡¡¡A por ellos, oeee!!!, ya recogen los frutos. Aquellos que acusaban de pacto de perdedores en el Estado, ahora en Andalucía no tienen ningún problema en alinearse con la extrema derecha.

La derecha «moderada» que tanto se envuelve en la bandera y protege la Constitución, ¿qué tiene que decir de las propuestas de sus socios de eliminar las Comunidades Autónomas que también es ir en contra de la Constitución?

Y mientras, ¿qué estamos haciendo las izquierdas? Seguimos con esa tradición que la lleva a sentirse mejor cuanto más puros somos, por una parte, o por la única izquierda útil por otra; algunos aún no se han acostumbrado a que la hegemonía sin necesidad de apoyos será difícil que se repita, nos perdemos en discusiones teóricas de qué es ser de izquierdas, justificaremos que la fragmentación del voto ha permitido el aumento de las derechas, pero el análisis ha de ser mas profundo.

¿Cómo es posible que, teniendo la razón, un porcentaje importante de la población haya elegido opciones políticas de extrema derecha? ¿Habrá sido culpa de la abstención?, se pregunta el votante de izquierda que se quedó en el sofá el día que había que bajar a votar.

Y aunque no sea políticamente correcto decirlo, ¿qué le pasa a los votantes de la izquierda? Se trata de las tradiciones que tanto nos gustan a la izquierda: la primera, como dice Pepe Mujica, la izquierda, como niño eterno en edad caprichosa, se queda en casa si el momento social no ha conseguido emocionarlo lo suficiente. Otra tradición es el debate —eterno y ombliguista— después de algún fracaso, toca revisarlo todo.

Quizá como dice Gerardo Tecé, la izquierda, políticos, militantes y simpatizantes, debería probar un cambio de estrategia: mandar a la mierda las tradiciones. Quizá la izquierda necesita dejar de lado la épica para enamorarse de lo efectivo. Aceptar que no se acerca uno a la urna para cambiar el mundo, sino para que no le cierren el ambulatorio del barrio. Aceptar que esto no va solo de sueños —hay tanto que aprender de la derecha—, sino de la aburrida realidad. Ponerse objetivos realistas —no los hay, no hay norte— que se cumplan a medio plazo y dirigirse hacia ellos, sin guerras internas y egos.

Sería una buena forma de empezar.

«El fascismo es una mentira contada por matones»

Ernest Hemingway

Una opinión de Esquerra Unida

20 Diciembre 2018
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional