Artículo de Ciudadanos del mes de febrero: “Éramos pocos y parió la abuela… a Trump”

Este es el artículo de Ciudadanos de febrero, titulado Éramos pocos y parió la abuela… a Trump. Tal como contempla el Reglamento de Medios de Comunicación aprobado en 2008, los grupos políticos municipales pueden publicar en la página web municipal un texto de opinión sobre cada pleno que se realice y un artículo sobre el tema que ellos elijan cada mes.

 

Termina 2016 con un dato que debería hacernos reflexionar a todos: hay hoy más desplazados de guerra en el mundo que tras la II Guerra Mundial. La guerra de Siria, la guerra entre Rusia con Ucrania, el Estado Islámico atacando en cualquier parte del mundo (casi 180 detenidos en España en el último año y medio por colaborar con el Daesh), el polvorín que es hoy Libia… y un sinfín de conflictos armados en otras zonas del planeta.

Y a todo esto llegó Donald Trump. Si no quieres caldo, dos tazas.  Cuando no lleva en el cargo de presidente de EEUU ni un mes ha sacado a su país del tratado de Libre Comercio del Pacífico, ha puesto en solfa el Nafta (tratado de libre comercio con Canadá y Méjico), tratado que lleva dos décadas en funcionamiento), ha puesto en duda la política de una sola China (después de la reacción China ha matizado su planteamiento inicial), ha apoyado abiertamente el Brexit y criticado a la Unión Europea exigiendo que aumentemos nuestros gastos en Defensa, ha atacado sin cuartel a un país hermano como Méjico tanto con la construcción del muro como con deportaciones de ciudadanos que viven desde hace décadas en EEUU pero que no tienen regularizada su situación, ha prohibido la entrada en EEUU a los ciudadanos de siete países musulmanes (esta última decisión paralizada en los tribunales), ha criticado el sistema judicial norteamericano, ha puesto en duda el sistema electoral de su país haciendo acusaciones de fraude…  y todo esto en apenas tres semanas de mandato. ¿Podríamos haber esperado un cóctel con más frentes de los que tenemos abiertos en el mundo?

Habrá gente que diga que la política internacional queda muy lejos, que no nos afecta, que lo que haga un Sr. Rubio a miles de kilómetros no tiene influencia sobre nosotros…, pues están equivocados. 

La globalización, qué palabra tan manida. Sirve para todo, lo bueno y lo malo. Algunos preferimos el enfoque de hacer lo global desde lo local, en lo que a desarrollo de empresas se refiere. Pongamos el caso de una empresa del sector del metal de Puçol, sí de nuestro querido Puçol. Esta empresa del sector del metal tiene un cliente a punto de cerrar su primer pedido de exportación, un pedido por importe de 750.000 euros.  Está el contrato redactado a falta sólo de la firma y se produce algo que no esperaban: Donald Trump vence en las elecciones de noviembre de 2016. A los dos días de su victoria el cliente recibe una llamada del cliente final en la que le confirma que paraliza la inversión como mínimo hasta dentro de un año, y que por tanto, no van a cerrar el pedido. Efectivamente, este primer contrato de exportación habría sido con una empresa mejicana. Si esto le ha pasado a dos pymes de nuestro país, imaginen la paralización de inversiones que ha comportado para Méjico y otros países la llegada de Donald Trump.

El discurso proteccionista del nuevo presidente puede provocar problemas serios a nivel mundial a medio y largo plazo, con lo cual debemos estar ojo avizor para ser capaces de reaccionar (también desde lo local) en caso de ser necesario.

El cierre de fronteras y endurecimiento de la política migratoria es un discurso demagógico, más teniendo en cuenta que EEUU tiene apenas un 5% de paro (casi población activa), necesitan mano de obra extranjera como se han encargado de recordarle a Trump las empresas tecnológicas más importantes (Apple, Facebook…).  Discurso erróneo que está haciendo también Reino Unido con el Brexit, prefiriendo renunciar al mercado común de la Unión Europea para controlar la inmigración y sus fronteras para decidir cuántos ciudadanos europeos podrían ir a trabajar allí.

Desde C’s defendemos convencidos los tratados comerciales que permitan el desarrollo de los diferentes países implicados para generar riqueza y prosperidad que permitan mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. 

Esperamos de corazón que el año 2017 finalice mejor de lo que ha comenzado, pero ciertamente se presenta arduo y complicado. Nos gustaría acabar con una pregunta en voz alta para el Sr. Trump: ¿Sr. Trump, si deporta a todos los ciudadanos indocumentados que hay en EEUU, quién realizaría los trabajos de 6 dólares la hora?  ¿Ciudadanos americanos?  Nos parece que no. 

Hasta el próximo mes amigos/as.

Una opinión de Ciudadanos

29 Marzo 2017
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional