Miajadas y Noisiel no dijeron adiós, sino hasta luego

Miajadas y Noisiel no dijeron adiós, sino hasta luego

Un año más, durante las fallas, los dos pueblos hermanados con Puçol han visitado nuestra población. Es la segunda vez que coinciden en su visita Miajadas (Extremadura) y Noisiel (Francia), aunque han prometido que no será la última, porque, como dijo Anasthasio Diogo (teniente alcalde del pueblo francés) en la cena de despedida: “los amigos de mis amigos, son mis amigos”.

Puçol descubrió el atractivo de los viajes a otras poblaciones en 1991, cuando la banda de música local acudió a Allumiere (un pueblo a 80 kilómetros de Roma) y allí se sintieron como en casa. También los italianos recibieron un trato similar en la población de l’Horta Nord, lo que definitivamente animó al equipo de gobierno municipal a buscar una vía para que estas visitas, fundamentales en la Europa única que se avecinaba, se hicieran más cotidianas. Así nació la posibilidad del hermanamiento con otras poblaciones.

A mediados de los noventa cristalizó el primero de ellos, con Noisiel. Apenas dos años después se fraguó el de Miajadas. Y más recientemente, en el año 2002, se formalizó el tercero, con la daira de Agüeinit, en la República Árabe Saharaui Democrática, aunque éste último tiene un carácter bien distinto, “ya que no implica intercambios mutuos y visitas turísticas, sino una labor de ayuda humanitaria y cooperación para ayudar a paliar su situación actual” –explica el alcalde, Josep Mª Iborra–.

Durante los últimos años, las visitas a Extremadura y a Francia se han concentrado sobre todo en el mes de agosto y en semana santa ya que, como aclara el concejal de hermanamientos, Manolo Piñol, “hay que buscar momentos del año en que nuestros vecinos puedan tener vacaciones, tanto laborales como de estudios, si son más jóvenes, de ahí que se centren sobre todo en esas dos fechas”. Por el contrario, tanto extremeños como franceses han buscado habitualmente dos meses clave: las fallas y las fiestas populares y patronales del mes de septiembre.

Este año, un autobús cargado de miajadeños estuvo en Puçol del 17 al 20 de marzo, mientras que la delegación francesa, más reducida, lo hizo desde el 13 al 20. Dentro del amplio programa de actividades, las fallas ocupaban naturalmente el eje central de su visita, pero han sido muchas más las propuestas de las que han disfrutado.

“La playa de la Malvarrosa, la catedral, la plaza de la Virgen, los castillos de fuegos artificiales,  las ofrendas y las cremás han formado el grueso de nuestra programación” –recuerda Teresa Gil, concejal de cultura de Miajadas y la persona que estaba al frente de la expedición–, “aunque también hemos disfrutado en otras ocasiones de visitas a la Albufera, el castillo de Sagunto o el centro de educación medioambiental situado en la Marjal dels Moros”.


Como punto final, e intentando potenciar esos lazos de unión que ya existen entre los tres pueblos, el viernes 19, antes de dirigirse a la nit del foc y a la cremá de las cuatro fallas de Puçol, unos y otros compartieron la cena con diversos clubes y asociaciones locales, además de con las familias acogedoras. Unas ciento cincuenta personas se dieron cita en el Espai Social La Barraca.

Precisamente en su intervención, el teniente alcalde francés, Anasthasio Diogo, subrayó la importancia de esas familias “que nos han tenido alojados durante ocho días y, sí, ya sé que siempre digo lo mismo, pero no puedo por menos que expresar mi alegría por la magnífica forma en que nos acogen los vecinos de Puçol. Hoy es un día de alegría, aunque también es la víspera de los lloros, porque mañana, cuando partamos, caerá más de una lágrima, como siempre”.

Lágrimas en las que t

29 Marzo 2004
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional