Llega a Puçol un deporte que fomenta el respeto al árbitro, al compañero, al adversario y a ti mismo: el rugby

Llega a Puçol un deporte que fomenta el respeto al árbitro, al compañero, al adversario y a ti mismo: el rugby

Durante cinco jueves por la tarde, el rugby está en fase de pruebas en el polideportivo municipal: si la respuesta es positiva, la Escuela Municipal de Rugby de Puçol será una realidad ya mismo y chicos y chicas de seis a doce años podrán disfrutar de una nueva modalidad deportiva en la población. Si aún no lo has probado, ¿a qué esperas para descubrir que no todos los balones son redondos?

Ferran Cuadros ha practicado balonmano y voleibol, pero sobre todo ha sido jugador de rugby en la Unió Esportiva Montcada, el San Roque, el Tatami y el CAU. Aunque ha jugado de forma profesional, lo suyo es el rugby como una forma de vida, un virus que intenta contagiar a los más jóvenes impartiendo clases desde hace años en Montcada y ahora también en Puçol.

No es un deporte fácil de enseñar, porque no todo el mundo está dispuesto al contacto, a cogerse al adversario, a ir a tierra y, sobre todo, a acatar una disciplina que difícilmente encuentras en otros deportes”, explica este profe empeñado en implantar esta disciplina deportiva en Puçol. “Un ejemplo: en rugby puedes celebrar un tanto, pero si te pasas y el árbitro considera que te estás burlando del adversario, puede expulsarte. El respeto a todos es lo primero”.

Una situación difícil de imaginar en otros deportes más populares, el fútbol sin ir más lejos.

Pero no es la única diferencia.

En un campo de rugby no hay agresiones entre jugadores, ni insultos al árbitro, ni enfrentamientos entre las aficiones”, continúa Ferran. “Sobre el terreno de juego, los encuentros comienzan y finalizan con un grito conjunto, para unir al equipo, y los partidos tienen un tercer tiempo: tras la ducha, los jugadores de ambos equipos se reúnen a tomar algo y comentar el encuentro, hay una tertulia conjunta”.

Jugadores de ambos equipos reunidos tras el encuentro. ¿Hemos dicho ya que es ligeramente distinto a otros deportes… el fútbol sin ir más lejos?

Probablemente el mayor problema del rugby es lo poco que se conoce en nuestro país. Tiene una imagen de deporte violento, aunque cuando se vive desde dentro se descubre que defiende valores mucho más importantes.

No se puede golpear en rugby, sino atrapar al que lleva el balón. De ahí que utilicemos esa explicación sencilla de cara a los que se inician en el juego: cara, culo, hombro, muslo y anillo de acero”.

Se trata de atrapar al que lleva el balón y llevarlo al suelo para que lo suelte y comience otra jugada. Y es, sobre todo, un deporte en el que todos tienen cabida: altos y bajos, flacos y gordos, rápidos y fuertes… cada uno tiene su forma de colaborar en el equipo, porque en el ataque y la defensa siempre hay un momento para todo tipo de jugador: para el que corre o para el que es capaz de parar a cualquiera, para el que dribla o para el que lanza con precisión con la mano, para el que empuja o para el que imagina la mejor jugada...

De todo ello hablarán y, sobre todo, practicarán en el campo de fútbol del Polideportivo Municipal de Puçol durante cinco jueves a las 6 de la tarde, los días 14 y 21 de marzo, y 11, 18 y 25 de abril. Además, para disfrutar de un partido de verdad, el sábado 13 de abril por la mañana hay una jornada de liga autonómica en Puçol, para comprobar in situ cómo son los partidos profesionales.

En su aventura por desmitificar algunos malentendidos y dar a conocer un auténtico deporte, Ferran no está solo, le acompañan tres monitores de la UER Montcada (Sergi, Sandra y Jesús), además de tres jugadores de Puçol que también han compartido el tercer tiempo con Ferran en multitud de ocasiones: Juan Iranzo, Javier Calvo y Henry Nicholls.

También el concejal de deportes, Julio Lucia, estuvo en los primeros pasos del rugby en Puçol, para apoyar la nueva escuela, para contagiarse del espíritu deportivo de Ferran y sus chicos, para empaparse del deporte en equipo, de la disciplina… “Y para aprovechar aún mejor las instalaciones del polideportivo, porque hasta ahora sólo la calle de galotxa y el campo de fútbol están infrautilizados, pero en estos momentos el equipo de Foios está alquilando nuestra calle para jugar y entrenar, y con la escuela de rugby rentabilizamos al máximo la última zona del polideportivo y creamos una nueva escuela deportiva para niños y niñas en Puçol”.

Los inicios no han podido ser más fructíferos: 38 niños y niñas de la población ya han tenido su primer contacto con ese balón en forma de melón, han realizado los primeros pases, ya saben cómo conseguir puntos, han practicado los primeros placajes y, sobre todo, han descubierto que el rugby es un deporte divertido, de evasión y contacto.

Juegos con sacos, por parejas, lanzamientos de balón, carreras, contacto, diversión. Una hora cada jueves a las 6 de la tarde. Si consiguen 15 alumnos por grupo habrá escuela en Puçol. Son distintas categorías (S8, S10 y S12) según la edad de los niños y niñas participantes, porque los equipos son mixtos hasta los dieciséis años. Con grito de guerra incluido.

Y con tercer tiempo, porque aquí lo importante es el deporte. No como otros en los que la deportividad brilla por su ausencia.

O como sintetiza Ferran: “El rugby enseña el respeto al árbitro, al compañero, al adversario y a ti mismo. Ese es su gran valor, el respeto”.

En abril, acércate y descubre que el rugby puede ser tu deporte. Ayúdanos a crear una auténtica escuela.

Informa: Sabín

fotos_noticia mas-fotos_facebook mas-fotos_facebook

274-ferran_cuadros-julio_lucia-2

 

22 Marzo 2013
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional