Curso de iniciación a la cocina casera para jóvenes mujeres que buscan comer sano y a un precio módico

Curso de iniciación a la cocina casera para jóvenes mujeres que buscan comer sano y a un precio módico

Los tiempos están cambiando: del tópico legendario machista por excelencia (“La mujer en la cocina de casa y con la pata quebrada”) hemos pasado a la necesidad de realizar cursos de cocina para esas jóvenes, universitarias, formadas, independientes y, hasta ahora, con poco tiempo para dedicar a la cocina. Es una materia que las propias alumnas han solicitado y dos son los cursos que se impartirán en enero sobre la materia.

El lunes 14 de enero comenzó el curso de cocina casera para novatas: quince alumnas, en su mayoría jóvenes, se enfrentan al desafío de preparar platos sanos, baratos y aprovechando productos de temporada, bajo la atenta mirada de Charo Palamós, experta profesora que además es la encargada de la sección La nostra cuina en la página web municipal (www.puçol.es).

Hasta el jueves 17, en sesiones de dos horas y media por la tarde, en el Espai Social La Barraca, aprenden los secretos de platos tan sabrosos como el puchero, la sopa de estrellitas, el arroz seco, la sopa de verduras, el arroz al horno, las berenjenas rellenas, las galletas de Navidad, las cookies o las magdalenas de chocolate.

Este curso forma parte de la amplia programación de talleres para mujeres que venimos impartiendo desde septiembre”, explica la concejal de la mujer, Eloísa Rosa Martínez. “En este curso de iniciación participan quince alumnas, la mayoría muy jóvenes, que quieren aprender a cocinar platos cotidianos, de toda la vida, con una profesora ya veterana en estos cursos, como es Charo”.

Precisamente Charo Palamós plantea estas cuatro tardes como una iniciación a la cocina casera bajo un filosofía muy saludable: “En salud, lo barato sale caro. Pero con un poco de creatividad y un pequeño esfuerzo extra podemos lograr platos sanos y baratos al mismo tiempo. Es uno de los beneficios de cocinar y comer en casa, así que ya no tenemos excusas para no meternos en la cocina”.

Y así, tras esta introducción que suena tan seria, las alumnas abandonan los apuntes y pasan el tiempo entre recetas, batidoras, hornos y prácticas con todo tipo de platos de los que muchas veces han oído hablar a sus madres y abuelas, que sin duda han saboreado en multitud de ocasiones, pero que nunca se habían planteado aprender cómo se cocinaban… una nueva asignatura en su amplio currículum.

Para rentabilizar el curso, nada mejor que seguir al pie de la letra los consejos de Charo: no olvidar en la comida las legumbres y los cereales; ojo a la fruta y a la verdura de temporada; cambiar los refrescos por agua a la hora de comer; utilizar las sobras de comidas anteriores para crear nuevos platos (como bocadillos o ensaladas); y priorizar los productos frescos sobre los enlatados, precocinados o encurtidos.

Y eso sólo para las recién llegadas, pero Charo tiene recetas de todos los niveles, por lo que durante la segunda quincena de enero habrá un segundo curso, más avanzado, para cocineras ya expertas en el manejo de los utensilios de cocina.

Ambos forman parte de la programación de talleres para mujeres que buscan la inserción social y laboral, puestos en marcha desde la concejalía de la mujer. Una campaña que a lo largo de este primer semestre del año también ofrecerá formación en temas como inglés, igualdad de oportunidades o informática, y que en el trimestre pasado impartió talleres de jardinería, cuidadora infantil, escuela de acogida, inglés intermedio, limpieza de edificios, manipuladora de alimentos, cuidado de enfermos de Alzheimer y autoayuda.

Definitivamente, el viejo Bob Dylan tenía razón: los tiempos están cambiando.

Informa: Sabín

fotos_noticia

068-curso_cocina_mujeres-3


15 Enero 2013
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional