Durante el mes de enero se están eliminando los árboles con raíces invasoras en el barrio Hostalets

Durante el mes de enero se están eliminando los árboles con raíces invasoras en el barrio Hostalets

Las quejas de los vecinos por la falta de aparcamientos y la amenaza de las raíces a las viviendas colindantes, determinan que los árboles de algunas calles del barrio Hostalets deban ser talados y los alcorques eliminados para crear plazas de aparcamiento. La medida se está estudiando calle por calle para decidir en cada caso si se mantienen como están, se sustituyen los árboles por otros nuevos más seguros o se eliminan completamente.

Son un tipo de árboles con que levantan las aceras, provocando accidentes, ensucian mucho las calles, quitan plazas de aparcamiento que ahora reclaman los vecinos en esa zona y, sobre todo, sus raíces han llegado a las paredes y cimientos de las casas cercanas, provocando grietas”, explica el concejal de urbanismo, Chimo Galcerá. “En primavera de 2012 ya hubo que talar algunos en la calle Mallaeta y este mes de enero hemos tenido que tomar medidas en las calles contiguas, como La Costera o Ausias March”.

El problema con los árboles, sobre todo en el barrio Hostalets, surge con el paso del tiempo y con los distintos intereses de los vecinos: hace varias décadas, cuando se plantaron, el tráfico y el aparcamiento no suponían ningún problema, hoy sí. Los vecinos reclaman más plazas de aparcamiento.

Quizá por sí sola esa reclamación no sería suficiente para eliminar los alcorques y los árboles, permitiendo ganar en torno a 30 plazas en la zona de las calles Mallaeta, Ausias March y La Costera, pero hay otras tres quejas más problemáticas: por un lado, es un tipo de árbol poco adecuado para zonas urbanas, con raíces que se extienden bajo las aceras hasta alcanzar las casas de los vecinos, provocando grietas y un deterioro en la estructura de las viviendas que hay que atajar antes de que vaya a más; por otro, las hojas caen en otoño, que es la época de lluvias intensas y taponan los desagües de las calles, con el riesgo de inundación que ello conlleva; por último, es un problema sanitario.

Los alcorques son un nido de suciedad y fuente de infecciones porque los dueños de los perros los sacan a hacer sus necesidades en la poca tierra que queda en estos alcorques… y luego no las recogen”, explica el concejal de sanidad, Salvador Ávila. “Ello, unido al riesgo de inundación, hacen aconsejable la eliminación de este tipo de árboles”.

Por ello, en el barrio Hostalets hemos tomado dos medidas: en una primera fase, durante la primera quincena de enero, la brigada municipal está talando los árboles de esa zona; en la segunda fase, a finales de enero, una empresa de la población se ocupará de eliminar los alcorques, con lo que daremos solución a ambos problemas: eliminar la amenaza de las raíces para las casas y las aceras, y crear nuevos aparcamientos.

La medida, no obstante, se estudia de forma individualizada en cada zona de la población y se están manteniendo los árboles en aquellas donde no hay quejas de los vecinos y no suponen un problema para las viviendas. Así, avenidas amplias como Font de Mora o Mancomunitat l’Horta Nord mantienen los árboles y zonas verdes para el uso de los vecinos.

Incluso en el barrio Hostalets hay calles como Altamira o Picayo que van a mantener el arbolado, este último caso es significativo porque apunta otra de las soluciones: “en la calle Picayo tenemos naranjos y sus raíces no crecen tanto, por lo que no hay peligro de que afecten a las casas cercanas; es un tipo de árbol que se puede mantener. En definitiva, tenemos que estudiar cada caso de forma individual”, finaliza el responsable de urbanismo.

Informa: Sabín

fotos_noticia

059-chimo_galcera-1

 

11 Enero 2013
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional