José Tomás o el Toreo de Platón

José Tomás o el Toreo de Platón

Sin palabras se queda uno muchas veces ante la Belleza. Anonadado. Flipando. El toreo en sí o la idea de Toreo, que diría Platón, existe. Tampoco es un descubrimiento de José Tomás, ojo, porque yo he visto torear con la esencia de lo inmortal y lo perfecto a otros toreros.

Pero la idea (teoría y praxis) del toreo eterno la puso sobre la arena José Tomás Román Martín como quien la recita plácidamente ante un escenario milenario y un auditorio de 14.000 personas impactadas.

El toreo hecho redondez, serenidad, suavidad, tacto, pulso, gracia, imaginación, creatividad. Arte. La intensidad de lo que sacude almas con la esencia de lo verdadero. Como quien te embelesa hablando despacio de cosas profundas. Josétomás hizo en Nîmes el toreo que los ángeles no soñarán en su puta vida. No se puede torear más despacio, más fluido o más por abajo, según el toro.

Es difícil que a un torero le salga una tarde, o una mañana, mejor que la del domingo pasado en el Coliseo romano francés. La climatología fue como el toreo dilucidado, que diría el magistrado Mariano Tomás: apacible, templado, luminoso, intenso, brillante, denso, auténtico. Puro. Asombroso.

José Tomás cortó once orejas y un rabo e indultó a un toro de Parladé. Lo de menos es el dato. La gente enloqueció de contemplar toreo. Yo vi gente llorar, gritar, abrazarse, rota, desencajada… Una lección magistral y majestuosa, un compendio, una antología con capote, muleta y espada. Con su verdad de siempre y la pureza cristalina de sus grandes tardes condensadas. Participo de la idea de Carlos Ruiz Villasuso en la crónica de mundotoro:Cogió José Tomás todos los josetomases posibles de su memoria y los esparció sobre la arena”. Eso fue, eso es y será.

Una consideración sociológica. O sociopolítica. Nîmes tiene mucho de Valencia en Fallas. La calle está tomada por las gentes en ambiente colectivo de euforia: Fiesta, palabra de Hemingway. Arrolla la juventud, llueve el champagne, bandas de música, charangas, sevillanas, el guitarreo flamenco de un local chic, o las fotos expuestas de José Tomás en discotecas cool.

Y el toro, el toreo y sus iconos por todas partes. A los franceses del Sur les apasiona el toreo, el flamenco y la cultura española. Sin complejos de donde provenga la génesis de lo que les hace sentir y disfrutar. Diferencia fundamental con respecto a los de Bildu, la progresía iletrada o los animalistas irracionales, que, contumaces, ponen en entredicho la moral del arte del toreo. En Francia, este viernes, el Consejo Constitucional blindó la Fiesta. Y no creo que los franceses se echen para atrás como pasó en Valencia con el BIC. Es un presentimiento.

José Tomás es el ejemplo de la revolución, con el toro y sin él, de la libertad que arrolla, triunfa y se pasa al sistema por el forro. Mal ejemplo para una sociedad aborregada y referente para un escalafón en el que se amontonan los alamares sin brillo. El Juli sintetizó emociones en twitter: “Histórico lo de José Tomás en Nîmes. Un privilegio vivirlo”. Ahora ya los hay y los habrá que para desprestigiar al maestro de Galapagar dirán que si el toro esto o lo otro. José Tomás ha abierto 7 veces 7 la Puerta Grande más grande: Las Ventas. Donde sale el toro más grande. También.

Vimos aficionados de Valencia, Alicante y Castellón. Al diputado Isidro Prieto, a Nacho Lloret, que ha repartido facilidades para los aficionados levantinos que se desplazaron, a gentes de la Federación Taurina Valenciana, de Tendido Joven... La Comunidad taurina Valenciana tuvo su representación simbólica en una jornada histórica. Un privilegio vivirlo, palabra del maestro Juli.

Escribe: Salvador Ferrer
Este artículo ha sido publicado previamente en El mundo

 

24 Noviembre 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional