Nueve jóvenes se forman como jardineros y, sobre todo, como personas adultas en Mas de Mur y Martínez Coll

Nueve jóvenes se forman como jardineros y, sobre todo, como personas adultas en Mas de Mur y Martínez Coll

Nueve jóvenes reciben diariamente clases y realizan prácticas en Mas de Mur, el instituto, el parque Ribelles, la residencia y La Costera. Además, formación teórica en el Espai Social Martínez Coll. Son alumnos del Programa de Cualificación Profesional Inicial de jardinería (PCPI) se imparte en nuestra población. El objetivo: facilitar su integración social y formación para poder obtener un empleo.

Es el tercer PCPI de jardinería que la Consellería de Educación concede al Ayuntamiento de Puçol, cada uno de ellos con dos años de formación para un grupo de alumnos entre 17 y 22 años que aspiran a una formación integral, incluyendo el dominio práctico de una profesión que les permita conseguir un empleo, en este caso jardinería.

Ya han empezado a acondicionar el jardín, el huerto y la pérgola de Mas de Mur, el centro municipal donde conviven diversos proyectos formativos para jóvenes, mujeres y discapacitados”, explica Eloísa Rosa Martínez, la concejal de bienestar social. “En estos dos años que dura este nuevo PCPI combinarán la formación teórica con prácticas en multitud de espacios de Puçol, prácticas que les permitirán dominar el oficio de jardinero”.

Mas de Mur es el campamento base, donde trabajan casi todos los días, pero a lo largo del curso los alumnos de jardinería también verán los frutos de su trabajo en el huerto del Instituto de Educación Secundaria, en el parque Ribelles, en la Residencia de la 3ª Edad e incluso en el Paraje Natural Municipal La Costera.

Laura Bosch es la coordinadora del curso y la encargada de impartirles la parte teórica, en la que se trabajan materias como lengua, matemáticas y área socio-natural, pero también asignaturas más enfocadas al mundo laboral, como prevención de riesgos laborales y Formación y Orientación Laboral. Esta labor se realiza cada mañana, a primera hora, en el Espai Social Martínez Colla.

Además, trabajamos la autoestima y sus capacidades sociales, siempre adaptando los contenidos al nivel de cada alumno”, señala la coordinadora. “El resultado es que todos ellos muestran un notable avance en sus conocimientos y una evidente maduración personal, lo que les ayuda a lograr una mejor integración social y estar preparados para desempeñar un trabajo, porque tienen adquiridos los hábitos de ese empleo”.

Muchos objetivos y deberes. Parece difícil para chicos tan jóvenes. Pero cuentan con un secreto: la variedad, el escapar de la rutina, porque el movimiento continuo siempre ayuda a hacerlo más llevadero.

Así, cada día de lunes a viernes trabajan de 8 a 11 horas en la parte teórica; a continuación, el almuerzo; y para finalizar, dedican entre 2 y 3 horas a las prácticas, ya sea en el parque, en el instituto, en un huerto o en La Costera.

Para ellos es importante aprender un oficio, pero, sobre todo, sentirse útiles, sentirse parte de la sociedad, y eso es algo que saben que están consiguiendo: son conscientes de que están madurando como personas.

Informa: Sabín

fotos_noticia fotos_noticia

1065-pcpi-en-mas-de-mur-5


12 Noviembre 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional