Manuela Pérez, fallera mayor de Palau-La Torre: “Valencianía en su estado más puro, sin necesidad de símbolos ni banderas”

Manuela Pérez, fallera mayor de Palau-La Torre: “Valencianía en su estado más puro, sin necesidad de símbolos ni banderas”

Pasada la maratón fallera, hemos ofrecido a los presidentes y falleras mayores que hagan su propio balance del año, sin límites de espacio y sin establecer ninguna selección de temas a tratar: cada cual ha escrito lo que ha creído conveniente. Este es el texto que nos ha enviado Manuela Pérez, fallera mayor de Palau-La Torre.

Día 20 de marzo, el año no importa. El cuerpo de cualquier fallero comienza a padecer un doble impacto, frente al que el cuerpo reacciona de una manera casi instintiva.

Uno, en el corazón, se deprime por volver a la rutina y abandonar esa atmósfera especial; el otro, en el cerebro, que comienza a analizar todo lo ocurrido en los últimos cuatro días.

El análisis en plena depresión post fallera hace que nos replanteemos: ¿qué son las fallas? Y ¿por qué somos falleros? Y llego a la conclusión de que:

SON Y SOY porque parece que hasta el tiempo se da cuenta de la grandeza de nuestra fiesta, hasta la luz del sol cambia como queremos, haciéndose partícipe.

SON Y SOY porque se crea una familia paralela, un ambiente de convivencia, de comprensión, de defensa de las tradiciones y la cultura, de transmisión de valores humanos al mas puro estilo novelesco, de enseñanza de los mayores a los pequeños.

SON Y SOY porque fomenta el trabajo en grupo y el trabajo por los demás.

SON Y SOY porque es hacer valencianía en su estado más puro, natural, real y humano, sin necesidad de símbolos ni banderas.

Así es como yo veo las fallas, porque eso es con lo que nos hemos de quedar y lo que importa una vez quitas todas las banalidades que rodean la fiesta.

Pero, a pesar de todo, nuestros políticos continúan infravalorándolas y apostando por pagar fiestas y eventos extranjeros contando como cuentan con una fiesta tan natural, valenciana y humana como son las fallas.

Por eso, desde Puçol, hacemos una llamada a nuestros políticos, para que comiencen a mirar más hacia dentro que hacia fuera, y potencien las fiestas y la cultura que la actitud emprendedora de las gentes del Senia al Segura hemos creado, y en especial, en nuestro caso, el reconocimiento de las fallas como Patrimonio de la Humanidad, porque una fiesta con estos valores no puede ser reconocida de otra manera.

Escribe: Manuela Pérez
Fallera mayor de Palau-La Torre

fotos_noticia fotos_noticia fotos_noticia

258-manuela-perez-1

 

25 Marzo 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional