A sus 13 años, Álex Portella ya es líder del Campeonato de Motociclismo Deportivo Español

A sus 13 años, Álex Portella ya es líder del Campeonato de Motociclismo Deportivo Español

El equipo lo forman su familia, amigos y algunos patrocinadores. Les va a costar más de 33.000 euros poder entrenar y correr todas las pruebas del Campeonato de España y lo pagan de su bolsillo. Por eso Álex Portella no quiere fallar a sus seres queridos y desde la primera prueba, disputada en Albacete, ya lidera el nacional: la suya es una apuesta a todo o nada.

Seguramente aprendió a conducir una moto —o un triciclo, vaya usted a saber— antes de aprender a andar. Y desde ese momento, sus padres y sus abuelos no han parado de cuidar a Álex para que haga realidad su sueño: competir en el Campeonato del Mundo de Motociclismo.

Tiene un buen espejo en el que mirarse, Sergio Gadea, que ya ha competido en el Mundial y con el que ha compartido tardes de entrenamiento y sabios consejos. Pero también tiene un equipo detrás que está dispuesto a darlo todo en su apuesta por el nuevo ídolo de Puçol: su familia, sus amigos, el mecánico de Héctor Barberá y Vicente Bayarri.

Juntos están poniendo todo lo que hace falta para que Álex pueda competir en las mismas condiciones que el resto de corredores en el Campeonato de España. Y no es fácil: alquilar un circuito para cada entrenamiento cuesta 1.000 euros; participar en cada carrera supone 2.500 euros y los entrenamientos libres se pagan aparte.

Para afrontar con más garantías el campeonato, y los que vendrán en el futuro, Álex Portella necesita el apoyo de nuevos patrocinadores: empresas e instituciones que deseen apostar por la juventud, por el futuro, por el deporte, por una ilusión…

En total nos vamos a gastar como mínimo 33.000 euros entre mecánicos, equipo telemétrico, entrenamientos en pista, recambios y lo básico para competir”, explica su padre, Alejandro Portella. “Además, nosotros mismos nos ocupamos de la puesta a punto de la moto en cada ocasión: para esta primera prueba en Albacete hemos tenido que hacerle un kilómetro cero, con rodamientos, revisión de motor y ajustes tras cada entrenamiento. En fin, muchas horas de dedicación”.

La apuesta por Álex está clara: dinero, tiempo, dedicación casi exclusiva durante los fines de semana de carrera y el mecánico de Héctor Barberá, “al que conocimos por casualidad con la moto de 70 centímetros cúbicos: la tocó y con sus ajustes aquella moto volaba. Para nosotros es una suerte contar con él”.

Con todo este bagaje a sus espaldas, Álex Portella se presentó el 26 de febrero en Albacete, para la primera prueba del Campeonato de Motociclismo Deportivo Español, más conocido como MotoDes, la categoría que precede al campeonato oficial. Allí había corredores de toda Europa y Sudamérica, porque es el escaparate para el mundial.

El viernes, los entrenamientos libres se hicieron bajo la lluvia. Álex fue el más rápido.

El sábado, nuevos cronos esta vez en seco. Álex fue 3º de su categoría. Nueva revisión, desmontar la moto íntegramente, montarla de nuevo pieza a pieza, ajustes y todo listo para la carrera oficial.

El domingo, durante el warm up —el calentamiento oficial, para entendernos—, Álex se mantuvo en los mismos tiempos que en los días previos.

Pero una carrera de verdad es otra cosa. Y más cuando corren dos categorías al mismo tiempo: Moto 3 —con 48 caballos y 250 cc— junto a las motos de Pre GP —32 caballos y 125 cc—: Álex volvió a quedarse atrás en la salida.

Ya es algo habitual que le cueste salir, es un momento delicado y cualquier despiste te relega muy atrás: Álex llegó a la primera curva en el puesto número 15”, recuerda su padre. “Y entonces comenzó una remontada épica: por dentro, por fuera, a los de su categoría, a los de la categoría superior, podía con todos y el público lo reconoció desde que comenzó la carrera apoyándolo en todo momento. Acabó primero y ya es líder de la categoría Pre GP”.

Y es que Álex sabe que no corre solo: tiene la responsabilidad de devolver a su familia, a sus amigos y a sus patrocinadores todo el esfuerzo y todas las esperanzas que están depositando en él. Faltan otras seis carreras, pero ya lidera un campeonato que tendrá su continuación en Cheste, Almería, Jerez de la Frontera, Montmeló y nuevamente Albacete.

Afortunadamente, Álex tiene la cabeza bien amueblada: sabe que los estudios son lo primero —estudia ESO en el Instituto de Educación Secundaria de Puçol—, y sólo si los supera satisfactoriamente entonces podrá seguir compitiendo. Y allí estarán, siguiéndolo a todas partes, su padre, su abuelo, el inagotable Bayarri, el mecánico y… poco más.

Porque para afrontar con más garantías el campeonato, y los que vendrán en el futuro, Álex Portella necesita el apoyo de nuevos patrocinadores: empresas e instituciones que deseen apostar por la juventud, por el futuro, por el deporte, por una ilusión…

¿Y tú, estás dispuesto a apostar por Álex?

Informa: Sabín

Más información: www.alexportella.es.

fotos_noticia

209-alex_portella-6

 

20 Marzo 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional