Caminar y Apocalipsis unen esfuerzos un año más para construir su tradicional falla júnior, este año dedicada al “poble de Puçol”

Caminar y Apocalipsis unen esfuerzos un año más para construir su tradicional falla júnior, este año dedicada al “poble de Puçol”

El pasado sábado 10 de marzo, los Centros Júnior Caminar y Apocalipsis realizaron la tradicional Falla Júnior de Puçol en la plaza del País Valencià, este año bajo la temática El poble de Puçol. Los muñecos, realizados por los propios niños en grupos de edades, representaban tanto monumentos como asociaciones y colectivos de nuestro pueblo: clubs deportivos, la banda de música, el campo de fútbol, la muralla, Cáritas, las dos parroquias…

El muñeco principal era el Molí de Vent, una construcción situada a un kilómetro de la población, de interés histórico por ser uno de los pocos molinos de esas características en la Comunidad Valenciana. Todos los ninots estaban acompañados por ingeniosos carteles que describían el resultado del esfuerzo de los juniors.

Es un día de convivencia entre los más de 200 niños y niñas que arrastran ambos centros. Es un día de unión, de germanor, donde no sólo quemamos nuestros ninots, sino que con ellos quemamos todo aquello que nos distancia y nos empobrece como personas

La jornada empezó a las 10 de la mañana con la plantà de la falla de la mano de los educadores. A las 12 horas se realizó un juego en el que los niños pudieron participar en diversas pruebas y torneos, para terminar luego con una magnífica globotà, que imita a la mascletà con globos, en la que los niños, encantados, corrieron para sentirse partícipes del espectáculo pirotécnico.

A continuación, disfrutamos de una comida entre los dos centros, en la que cada equipo júnior optó por la mejor opción: comer de bocadillo o atreverse con las brasas y hacer una típica torrà.  Tras la comida, todos se desplazaron hasta la Parroquia de Santa Marta para celebrar la eucaristía, el momento más emotivo del día.

Los dos párrocos de la población, Vicente Gozálvez y Juan José Llácer, celebraron junto a los juniors y los niños de catequesis de primera comunión una eucaristía infantil. En ella se pudieron recordar los Diez Mandamientos con la participación de los niños portando unas cartulinas con las leyes de Moisés.

Tras la eucaristía y el canto alegre de nuestro Himno Juniors, los niños y educadores volvieron de nuevo a la plaza del País Valencià, donde se asistió al momento más esperado por todos: la cremà de la falla, no sin antes repartir merienda para todos los juniors y demás visitantes de la falla. La cremà transcurrió sin ningún incidente y se finalizó así un feliz día.

Para los dos centros juniors de Puçol, el día de la falla no sólo es una jornada de diversión y de tradición fallera, sino que es algo más. Es un día de convivencia entre los más de 200 niños y niñas que arrastran ambos centros. Es un día de unión, de germanor, donde no sólo quemamos nuestros ninots, sino que con ellos quemamos todo aquello que nos distancia y nos empobrece como personas.

Informa: Marta Gimeno

fotos_noticia

245-falla_junior-3

 

16 Marzo 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional