Música, bailes, pasteles argelinos y Vanuatu: un aroma multicultural recorre la Semana de la Mujer

Música, bailes, pasteles argelinos y Vanuatu: un aroma multicultural recorre la Semana de la Mujer

Bajo el título genérico Las mujeres queremos protagonismo, el martes 6 se celebró en el Espai Jove la tercera jornada de la Semana de la Mujer, en la que compartieron sala el Centro de Día, la Agencia Amics, el Área de Bienestar Social y una serie de cortometrajes, entre los que destacó Vanuatu o la felicidad, dirigido por Rafa Piqueras.

Querían protagonismo y en la tarde del 6 de marzo lo tuvieron, fuera cual fuera la edad o la nacionalidad de las asistentes. Mujeres, niñas y algún niño que apenas alcanzaba a mantenerse en pie, compartieron una velada llena de música, color, bailes, tradiciones, manualidades, la proyección de tres cortometrajes y, como colofón, un piscolabis en el que los sabores de distintas nacionalidades nos situaron en una imaginaria continuación del intercambio gastronómico.

Amparo Ferrer, técnico de la Oficina Amics, destaca el buen ambiente reinante y, sobre todo, lo bien que funcionaron los talleres: “simultáneamente montamos un taller de henna, otro de baile, un tercero con manualidades de fieltro, en el que realizamos broches, pendientes y collares, también hubo uno de cestas construidas con bolsas de plástico y el más sonoro de todos, el de timbales marroquíes”.

Fue una feria con multitud de talleres simultáneos que funcionó durante algo más de una hora.

Y si los talleres fueron sonados, no lo fue menos el descanso, que llegó en una segunda parte formada por la proyección de una serie de cortometrajes

Distribuidos a lo largo y ancho del Espai Jove, los talleres iban recibiendo la visita de todos los asistentes, cada uno a su ritmo y, cuando ya las fuerzas para moverse al ritmo de los timbales comenzaban a flaquear, todavía había tiempo para sentarse y disfrutar de los más relajados: los talleres de lengua de signos y de escritura árabe.

Hay que destacar también el apoyo que nos brindó el Centro de Día, cuyas monitoras estuvieron organizando actividades para los más pequeños, lo que nos permitió a los técnicos de Amics y Bienestar Social centrarnos sobre todo en el público más adulto”, finaliza Amparo.

Fue una feria con multitud de talleres simultáneos que funcionó durante algo más de una hora. Y si los talleres fueron sonados, no lo fue menos el descanso, que llegó en una segunda parte formada por la proyección de una serie de piezas breves seleccionadas del festival Cortos en femenino.

Y, sobre todo, pudimos asistir a la proyección del cortometraje Vanuatu o la felicidad, casi un estreno en exclusiva —fue exhibido por primera vez el pasado mes de diciembre—, dirigido por Rafa Piqueras e interpretado por cuatro actrices muy conocidas del panorama televisivo valenciano: Marta Belenguer, Cristina García, Isabel Carmona y Victoria Enguídanos.

Precisamente el director fue el encargado de presentar en directo su obra a las 150 personas asistentes. Lo hizo acompañado del técnico de juventud José Luis Gómez y la concejal de la mujer, Eloísa Rosa. Rafa Piqueras reconoció una cierta incongruencia en que él, un hombre, fuera el encargado de presentar la película, “aunque es una historia de mujeres y está interpretada por cuatro valencianas que seguramente habéis visto en muchas ocasiones en televisión”.

Finalizada la proyección, los asistentes pudimos disfrutar de unos dulces típicos árabes preparados por Leila, una joven argelina que lleva ya trece años viviendo en Puçol, trabajando en la cocina y que está convencida de que la convivencia entre culturas es posible y más si se plantea con la ayuda de la gastronomía: “no sólo preparo dulces, también todo tipo de platos que pueden funcionar muy bien en jornadas de convivencia y colaboración, porque pueden ayudar a comprender mejor otras culturas”.

El éxito de Leila y su cocina lo avalan dos datos: sus dulces se agotaron apenas en unos minutos y José Luis, el técnico de juventud, ya ha tomado buena nota de esas sabrosas alternativas al tradicional vino de honor, algo lógico si tenemos en cuenta que hablamos del Espai Jove, un lugar destinado a propuestas más alternativas, menos formales y más cercanas a los jóvenes.

Dando buena cuenta de los dulces argelinos de Leila estaba Rafa Piqueras, ya más relajado, comentando lo curioso que resulta ver una película como Vanuatu o la felicidad ante un público compuesto mayoritariamente por emigrantes: “reaccionan de forma distinta, aunque en general ha funcionado bien, sobre todo teniendo en cuenta que es un corto planteado como un ejercicio de dirección de actrices”.

Rodado con una subvención de la Generalitat Valenciana, en pleno verano de 2011, el calor marca en parte su estética, a base de tonos amarillentos y algo pegajosos, con luces duras y un fondo algo “quemado”: un tratamiento visual que encaja a la perfección con la historia de esas cuatro amigas que un día hicieron una promesa —no cumplir más de cuarenta años—, por lo que llegado el momento deberían suicidarse antes que “envejecer” en todos los sentidos. Y aquí están, frente a una paella, con los cuarenta a cuestas y alguna promesa pendiente de resolver.

Mientras Rafa acompaña al corto en la ronda de festivales —“son muchos en este país y hay que intentar moverlo para hacer currículum”—, se lamenta de lo difícil que está la situación en Valencia para la gente del audiovisual: la crisis de Canal 9 ha llegado incluso a profesionales como él, realizador de series de éxito como Maniàtics, Da Capo o Senyor Retor, lo que le ha llevado a buscar nuevos aires: “estoy escribiendo un proyecto de serie de televisión que llevaré a Madrid y Barcelona, a ver si encontramos financiación, aquí en Valencia el panorama está muy mal”.

Y es que los realizadores valencianos… también quieren protagonismo.

Escribe: Sabín

fotos_noticia

213-taller-musica


07 Marzo 2012
FaceBook  Twitter  
quepaso portada 1

Información Adicional